Pese a la diplomacia política que han mostrado los principales actores de la ecuación Gobierno-UV, y a las sentidas promesas del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares desde que era candidato de que cumpliría con suministrar a la máxima Casa de Estudios los recursos retenidos por su antecesor, además de aumentar su presupuesto, lo cierto es que la voluntad no se congracia con la realidad.

Yunes Linares ha empezado a actuar con la UV como Javier Duarte. Muchas reuniones, muchos papeles, propuestas como la de que la UV pueda presentar iniciativas de ley al Congreso o la recientemente promulgada reforma constitucional que le otorga autonomía presupuestal, pero en la realidad los recursos no llegan a la tesorería universitaria, vaya, ni los 70 millones de pesos que costó la consulta y posterior elaboración del Plan Estatal de Desarrollo, que se aventó la UV.

La UV sigue con enormes dificultades financieras, lo que se ha traducido en envejecimiento de las instalaciones universitarias, no solo en el rubro de planta física sino también en talleres, laboratorios e implementos para la docencia.

Este miércoles 15, al hablar en el Congreso luego de entregar su primer y penúltimo informa, Miguel Ángel Yunes Linares citó el tema universitario como uno de sus logros. “La Universidad Veracruzana, a cuya rectora aquí presente saludo con afecto, recibió de la misma manera las aportaciones estatales sin que fuera necesario salir a la calle para exigirlas”.

Y anunció que el próximo año recibirá 25 por ciento más que el presupuesto original autorizado para este año, “cifra que corresponde al 3 por ciento del Presupuesto Total del Estado y que, paulatinamente, se irá incrementando hasta llegar en 2023 al 4 por ciento, tal y como lo dispone la Reforma Constitucional aprobada por unanimidad en este Congreso del Estado”.

Esta alegría contrasta con las declaraciones de la rectora Sara Ladrón de Guevara que, al término de la ceremonia, aseguró que aunque hay avances en el pago de los recursos pendientes por parte del Gobierno del estado, estos “no son como se esperarían”.

Y añadió que si bien el Gobierno del Estado asumió la deuda por concepto de pago del Impuesto Sobre la Renta (ISR) ante el Sistema de Administración Tributaria (SAT), aún no ha pagado el resto de los recursos que el Gobierno de Javier Duarte de Ochoa dejó de ministrar a la UV.

Aunque confió en que el recurso se pague antes de finalizar este año, lo cierto es que la Rectora no comparte el júbilo y el optimismo de un político que prefiere las declaraciones a los hechos. Ya veremos cómo paga Yunes el amor universitario que el año pasado le dio espacios para que se luciera con sus discursos contundentes y altisonantes que hoy no hallan asidero en la realidad.

 

Comentarios: belin.alvaro@gmail.com | www.alvarobelin.com | Twitter: @AlvaroBelinA | http://formato7.com/author/abelin/

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s