En San Rafael, su improvisado alcalde combina su conocida frivolidad para atraer los reflectores estatales y nacionales, con una proverbial connivencia con los grupos delictivos locales, a los que conoce desde mucho antes de lograr el triunfo gracias al apoyo de la alianza con el gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares. Esa alianza con los malosos le permitió atemorizar a la población para que le diera el voto y suceder así a su padre Héctor Lagunes Reyes.

Las versiones de muchos pobladores corrieron intensamente incluso antes de que el PRD lo impusiera como candidato de su alianza con el PAN: grupos delictivos recorrían las principales congregaciones del municipio, como Puntilla Aldama y El Pital, amedrentando a los votantes para convencerlos de que votaran por Luis Daniel Lagunes Marín, hoy dueño de la alcaldía.

Ya se conocía su hazaña de ordenar a la policía municipal, a cargo de su padre aún alcalde, liberar a un grupo de malosos que habían sido detenidos infraganti y de cómo armaba grupos de jóvenes que le serían leales, organizando constantes francachelas con cargo al erario municipal.

Hoy llama la atención hasta de periodistas ‘críticos’ de Xalapa, quienes elogian su iniciativa de convertir a San Rafael en un municipio ‘gay friendly’, es decir, amistoso con la comunidad LGBT. ¿Cómo? Instruyendo a la directora del Registro Civil, al asesor jurídico y a la encargada de Turismo que brinden facilidades a parejas del mismo sexo que quieran unirse en matrimonio, algo que legalmente no está permitido en la entidad, a que lo hagan en San Rafael, que se convertirá en la isla del amor gay.

Nadie podría criticar estas posibilidades, que ya deberían estar normadas positivamente en la codificación civil de Veracruz y que no será así por mucho tiempo, como sucede para el caso de la despenalización del aborto. El problema es que esta decisión unilateral del alcalde perredista, que confronta directamente las posiciones conservadoras del gobierno panista de Yunes Linares, están sirviendo para labrar un rostro de avanzada en el exterior a un ayuntamiento con una gestión errática y represiva.

La próxima medida de este alcalde podría ser la legalización de la mariguana para uso lúdico o recreativo, a cuyo consumo es asiduo, un tema que promovió cuando fue dirigente juvenil del PRD en la entidad. Y la verdad puede adherir a San Rafael a las agrupaciones más insospechadas, aún si sus habitantes ni siquiera sepan de qué se trata. Lo puede hacer, repito, unilateralmente, ya que sigue la misma actitud de su padre quien hizo y deshizo en ausencia de políticas públicas y una enorme ambición pecuniaria. Puede desaparecer prácticamente al Cabildo, como su padre.

Lo que no se le puede permitir es que intervenga para solapar a ladrones atrapados in fraganti, mientras encarcela a sus víctimas.

Soy Hugo y #nosoysecuestrador

Para el empresario local Hugo Nava, quien puso en servicio el bar Estampas cerca de El Ojite, en la carretera de San Rafael a Costa Esmeralda, la situación de inseguridad en el municipio llegó a colmarlo luego de numerosos robos realizados por una banda de púberos que viven en la colonia 13 de Diciembre. Él mismo relata:

“Como muchos saben, el pasado lunes unos jóvenes, menores de edad, entraron a mi bar, Estampas, y robaron pantallas, alcohol, bocinas y dinero. Son unos menores que ya han robado en otros negocios, han asaltado, han robado en casas y, por ser menores, no los detienen y, cuando lo hacen deben liberarlos.

“Buscando proteger mi patrimonio los busqué y confesaron haber robado mis cosas. Después de eso los llevé al Palacio Municipal de San Rafael a fin de entregarlos a las autoridades y de recuperar mis cosas, pero el familiar de uno de ellos me acusó de secuestrador.

“Cuando llegué a Palacio le expliqué a el alcalde y, en ese momento, policías municipales me detuvieron.

“El resultado: pasé 52 horas preso, mientras los secuaces de los jóvenes (se trata de una pandilla grande) disfrutaban su parte del botín. De los dos que confesaron, uno salió libre el mismo día.

Hugo fue difamado, señalado y vejado en sus derechos. “Fui víctima de la corrupción, la extorsión y el robo. Desde este espacio le pido a mi familia, a mis amigos, a mis conocidos y a todos los que somos víctimas, no solo de la delincuencia, sino además de unas leyes y unas autoridades que parece que protegieran a los verdaderos bandidos, a que alcemos la voz y digamos #yabasta.”

Y es que, en lugar de detener a los ladrones, el alcalde Luis Daniel Lagunes ordenó a su policía (que no es del pueblo sino personal) detener a la víctima, asesorando a los jóvenes para que lo denunciara por secuestro. La misma policía supo del sitio en que los ladrones conservaban los objetos robados y se encargó de desaparecerlos nuevamente.

Así las cosas en mi tierra, un municipio que será pisoteado durante ocho años por la misma familia, la que estará en posición de postular a la madre del alcalde y esposa del exalcalde, para que sea alcaldesa y completar doce años de floreciente riqueza de esta familia que habita en Potrero Nuevo.

 

Comentarios: belin.alvaro@gmail.com | www.alvarobelin.com | Twitter: @AlvaroBelinA | http://formato7.com/author/abelin/

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s