¡No sea soberbio, señor Gobernador!

¡No sea soberbio, señor Gobernador!

[Hora Libre | Álvaro Belin Andrade] Escuchar del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares un intenso panegírico de su propia familia, alabando su constancia de 13 años denunciando la corrupción de los dos últimos gobernadores de Veracruz; señalar que su propia familia sufrió las consecuencias de esa lucha personalísima y festinar como un logro exclusivamente suyo la detención en Guatemala de Duarte, fue como ser testigo de uno de los actos más soberbios que cualquiera podría esperar de un mandatario.

Lo que escuchamos este domingo debió sorprender a muchos veracruzanos. Cientos de paisanos murieron durante la última década como producto de la alianza de los dos gobernadores anteriores con el crimen organizado; miles debieron emigrar por la amenaza que todavía es latente a pesar del cambio de gobierno o del gobierno del cambio.

Gracias a la corrupción solapada por el gobierno de Enrique Peña Nieto, a quien Yunes agradece la detención de Duarte, muchos veracruzanos con problemas de salud fallecieron pues no fueron atendidos en sus enfermedades, y cientos de empresarios perdieron sus negocios por deudas que no quiso pagar Duarte en su desenfrenado apetito de robar dinero mal habido y, ahora, no solo se les niega el pago sino que son marginados de contratos públicos, para favorecer a empresarios poblanos.

De ellos no se acordó Miguel Ángel Yunes Linares: “Toda mi familia tuvo que pagar las consecuencias de haber tomado la decisión de enfrentar a la banda que se apoderó del Gobierno de Veracruz; hicieron todo para impedir que llegara a gobernador porque sabían que haría justicia, que no habría perdón”. Y más adelante: “La guerra sucia en contra nuestra fue brutal. Lo más grave es que llegaron a la agresión personal en contra de Miguel, mi hijo, quien salvó la vida después de un grave atentado. Así de fuertes y sucios son los intereses que los Yunes, desde la oposición, afectamos y pusimos al descubierto”.

No, señor Gobernador. No fue el único en criticar y señalar las corruptelas de Javier Duarte, ni su familia la única en recibir amenazas y atentados. Ni siquiera fue el primero en presentar una denuncia contra Javier Duarte. Desde 2014, la Auditoria Superior de la Federación presentó cada año denuncias ante la Procuraduría General de la República (PGR) por desvíos multimillonarios de recursos, que el gobierno federal evitó que se investigaran. En total, la ASF interpuso 56 denuncias contra el gobierno de Duarte por no solventar el manejo de los fondos públicos en los años 2010 al 2014, y por simular el reintegro de fondos federales, mucho antes que Yunes Linares comenzara su acto de campaña presentando su denuncia en la Fiscalía General del Estado.

Fueron periodistas quienes hicieron una exhaustiva investigación, que se publicó en Animal Político, sobre las empresas ‘fantasma’ o empresas ‘fachada’, a través de las cuales se pretendió justificar la utilización de enormes sumas de dinero público, etiquetado principalmente para programas sociales, mediante la simulación más descarada. Prácticamente, este trabajo fue el que destapó totalmente el escándalo a nivel nacional e internacional, lo que obligó a las autoridades federales a evaluar su apoyo al entonces gobernador priista y a que la PGR atrajera la denuncia presentada por el candidato Yunes.

Por supuesto que el ahora Gobernador fue persistente y debemos agradecerle que, gracias a ello, no hubiera un sospechoso descuido y que Javier Duarte esté desde el sábado en una cárcel guatemalteca esperando a ser repatriado para enfrentar en prisión las acusaciones de corrupción que se ciernen en su contra. Porque, por desgracia, nadie lo juzgará por los demás delitos, por los 19 periodistas asesinados durante su gobierno, por las muertes de niños enfermos de cáncer que no recibieron sus medicamentos reales, por los millones de veracruzanos que pasaron a formar parte de las estadísticas de la pobreza y la pobreza extrema. Porque todo se lo llevó este ladrón, protegido por el presidente Enrique Peña Nieto, a quien ahora se le agradece por haber hecho lo que debía, lo que le obliga la ley a su gobierno.

Aunque los periodistas antaño críticos terminen la semana con las rodillas sangrando de tanto inclinar la cerviz y, como fieles escuderos de su gobierno, le atribuyan todo el mérito del encarcelamiento de Duarte, recuerde que en Veracruz vivimos unos 8 millones de habitantes y que no todos fuimos condescendientes de los gobiernos priistas, y que en el país muchos más que usted exigimos que se hiciera justicia a los veracruzanos.

Por lo demás, esta detención ha sido calculada meticulosamente por la Presidencia de la República para tener un fuerte impacto mediático en el contexto del proceso electoral en el Estado de México. Solo le pido un poco de humildad.

Comentarios: belin.alvaro@gmail.com | Twitter: AlvaroBelinA | Facebook | Google+ | Linkedin | Instagram |

Anuncios

Peña Nieto debe responderle a Veracruz

Peña Nieto debe responderle a Veracruz

Aurelio Nuño debió ler con atino el mensaje que le envió el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares al presidente Enrique Peña Nieto: la Federación debe apoyar de manera extraordinaria a Veracruz. “No pedimos limosna”, dijo claramente este jueves en su toma de protesta ante el Congreso local.

Y sí, el gobierno federal está obligado a responder con recursos adicionales a un estado que aportaba buena parte del PIB nacional y que ha caído en desgracia a los ojos de un mandatario que, desde que tomó posesión en diciembre de 2012, supo que Javier Duarte de Ochoa estaba esquilmando groseramente a los veracruzanos y no hizo absolutamente nada.

De nada sirve que en los últimos actos presidenciales Peña le haya pintado mocos, como coloquialmente se dice; de nada sirve que el PRI lo haya expulsado de sus filas y que la PGR haya girado una orden de aprehensión que no ha podido (o no ha querido) ejecutar porque lo dejó que huyera; de nada sirve que en el Consejo Político Nacional, Peña Nieto se haya querido vestir de gloria atacando a la corrupción.

admin-fotos-2016-12-01-general-409722-jpgDurante cuatro años de su gobierno, miles de millones de pesos de los fondos federales fueron desviados desvergonzadamente hacia cuentas personales de Duarte y de su gavilla de malhechores; se lo dijo claramente la Auditoria Superior de la Federación, cuyo titular presentó innumerables denuncias ante la PGR sin que siquiera le dieran acuse de recibo. Por omisión, Peña Nieto fue cómplice del desfalco más escandaloso de la historia a un estado de la Federación.

Yunes Linares reveló que propuso al Presidente de la República crear una comisión para sacar a Veracruz de la pobreza y la crisis financiera que generaron las últimas dos administraciones priistas, cuyos pasivos superan los 100 mil millones de pesos. Esa situación ha generado, dijo, una crisis humanitaria en nuestro estado.

Y esos problemas financieros, en efecto, se deben a la corrupción que fue consentida y solapada, y que brotó y quedó al desnudo porque se dio la alternancia en las urnas y se derrotó al régimen. “La crisis financiera parece insalvable; en número es casi imposible dimensionar, pero la sufre en la vida cotidiana cada veracruzano”.

Para salir de esa crisis, afirmó, se solicitó el apoyo del Gobierno federal, porque es indispensable y porque se tiene derecho, “Somos parte sustantiva de la federación y ello da razón y fuerza a la demanda. Del gobierno federal no demandamos limosnas, exigimos justicia y equidad”.

Yunes Linares lo dijo con todas sus letras: Veracruz ha aportado y aporta a la Federación mucho más de lo que recibe históricamente, por lo que hoy que se atraviesa una crisis sin paralelo, por la corrupción, se demanda una respuesta favorable a las demandas del gobierno.

Y calificó como indebido que mientras a Veracruz se le niegan fondos para resolver una crisis humanitaria, se destinen miles de millones de pesos a otras entidades para obras que no tienen un sentido de urgencia. “No estamos de acuerdo en el manejo discrecional de los recursos federales, la federación somos todos y la distribución de los recursos debe ser equitativa, justa y solidaria”.

Aunque reconoció que Enrique Peña Nieto ya externó su solidaridad y compromiso con Veracruz, se dijo confiado que en breve sus colaboradores actuarán con sensibilidad y apoyaran a Veracruz. “No se trata sólo de salir de la emergencia, si no de resolver a fondo el problema y poder plantear el futuro de Veracruz sobre otras bases que no sean la urgencia diaria”.

Para respaldar esta demanda y dar pistas de lo que se puede hacer para mejorar la relación Estado-Federación, pidió que Veracruz sea incluido en el Plan Nacional de Zonas Petroleras, como ya ocurre con Tabasco y Campeche, y solicitó que se acelere la instalación de la zona económica de Coatzacoalcos, donde se instalará una empresa ancla en los siguientes dos años.

Comentarios: belin.alvaro@gmail.com | Facebook | Twitter | Google+ | Linkedin | Instagram | Formato Siete

Y en Veracruz, ¿dónde quedó la lana?

Y en Veracruz, ¿dónde quedó la lana?

[HORA LIBRE | Álvaro Belin Andrade] El misterio más grande de la historia está sin resolver en Veracruz: ¿a dónde han ido a parar miles de millones de pesos del presupuesto estatal si la deuda crece desmesuradamente, se han recortado cantidades endemoniadamente altas en los presupuestos de todas las dependencias, cada quincena se retrasan los pagos de burócratas y pensionados, no hay una sola obra pública de consideración, los empresarios están en bancarrota porque no se les pagan los adeudos por obras, servicios y productos, y hace tiempo que se subastan las propiedades estatales?

No ha habido peor conclusión de una administración pública, y eso que la de Fidel Herrera Beltrán fue marcada por la más escandalosa de las exacciones monetarias al erario en la historia de Veracruz.

Que Fidel haya incrementado de 3 mil 500 millones de pesos a cerca de 40 mil millones la deuda del gobierno estatal, pese a ser el inicio de la debacle, en poco se compara con el estado desastroso en que se encuentran las finanzas públicas en este momento.

Las deudas menudean. Todos los días varias manifestaciones son protagonizadas frente a Palacio de Gobierno en demanda de diversos compromisos postergados, sin la mínima esperanza de que sean cumplidos; a la deuda de más de 2 mil millones de pesos con la Universidad Veracruzana –que la próxima semana será la causa de manifestaciones de estudiantes y académicos–, se añade una deuda de similar calado con los profesores de la Sección 56 del SNTE.

No hay frente que no se haya complicado por la falta de voluntad para cubrir las obligaciones públicas, incluso aquellas que constituyen el gasto corriente, como sueldos, salarios y prestaciones.

Incluso el Organismo Público Local Electoral (OPLE), responsable de organizar los próximos comicios, se encuentra en situación delicada por falta de recursos incluso para pagar rentas y ya se habla de la posibilidad de que la próxima elección sea atraída por el mismo Instituto Nacional Electoral, lo que da cuenta de la debacle financiera y política.

Los medios de comunicación más agraciados con el dinero público se han sumado a la protesta, como ha sucedido con el Diario de Xalapa, que en esta semana ha usado su primera plana para publicar notas sumamente críticas a la gestión del gobernador Javier Duarte de Ochoa, mientras se señalan actos de desvío de recursos por parte de altos funcionarios de la Secretaría de Finanzas y Planeación , presuntamente encargados de derivar todos los recursos que ingresan a las arcas estatales para reservarlos a fines inconfesos.

Según versiones sotto voce, todas las dependencias están sufriendo el retraso en la ministración de los recursos presupuestados. La mayoría de los secretarios han pecado de disciplinados y cómplices de una sangría permanente, hasta que han debido salir con alguna voz de protesta ante la Sefiplan porque el personal se ha plantado en paros de brazos caídos por la falta de pago de sus emolumentos, como ha sido el caso de la Secretaría de Salud, o porque en el caso del Poder Judicial, han debido retrasarse indefinidamente programas e infraestructura para cumplir con el compromiso de implantar el nuevo sistema penal adversarial, que reclama salas especiales para juicios orales.

Y, pese a que han seguido fluyendo abundantes recursos federales y se mantiene una de las recaudaciones más crecientes en el ámbito estatal, además de autorizarse cotidianas autorizaciones de endeudamiento, ello no ha bastado ni para disminuir la deuda bancaria, ni para hacer obra pública ni para cumplir con la ley de  presupuesto de egresos.

La situación precaria del gobernador Duarte

Para colmo, pesan sobre el gobierno del estado las observaciones hechas por la Auditoria Superior de la Federación de la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión observaciones por la falta de justificación  en el gasto de 13 mil 456 millones de pesos del 2011 al 2013, una cifra que ha rebasado los 14 mil millones de pesos en 2014, derivado de lo cual la Federación ha denunciado penalmente por simulación de reintegros por 4 mil 770 millones de pesos.

¿Dónde están los miles de millones de pesos que no se han ejercido y, por ende, han desaparecidos en la chistera de un grupo de funcionarios públicos encargados de aprovechar lo que debiera destinarse al desarrollo de Veracruz?

¿Por qué se insiste en la Ciudad de México que se ha cuidado no incrementar los recursos federales a Veracruz porque todo dinero que se envía desaparece misteriosamente?

La situación crítica será pagada por el PRI y su candidato Héctor Yunes Landa, quien este jueves en Huatusco debió salir al paso de los comentarios en que se engloba a los veracruzanos como parte de la corrupción.

“Me da vergüenza escuchar en los medios que a Veracruz lo señalen por corrupto. Veracruz no es corrupto. Hay un grupo que sí son rateros y que deben ser castigados”, señaló Yunes Landa.

Según el comunicado priista, el precandidato Yunes Landa comentó que este jueves, la primera noticia que vio y escuchó por la televisión al despertar a temprana hora fue que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) hizo observaciones muy importantes a tres estados del país, y lamentablemente, entre estas entidades está Veracruz, lo que significa, dijo, que Veracruz está siendo señalado porque hay funcionarios corruptos.

“Yo quiero decirles que esos funcionarios corruptos deben de ir a la cárcel. La gente está harta que algunos sigan usando el dinero del Gobierno para hacerse millonarios de la noche a la mañana”.

En el ámbito nacional, muchos analistas políticos ven complejo el panorama político y financiero de Veracruz y empiezan a augurar posibles salidas, una de ellas, muy insistente, es la salida por la puerta trasera del gobernador Javier Duarte quien, por otra parte, ha insistido en que se irá pero hasta noviembre, cuando culmina su administración.

La situación se complicará aún más en los siguientes meses, porque a no ser que se reintegren los miles de millones de pesos que han desaparecido no hay manera de que se cumpla la promesa hecha por Duarte a un grupo de periodistas de que 2016 “será el mejor año para Veracruz”.

Comentarios: belin.alvaro@gmail.com | Twitter | Facebook | Google+ | Linkedin | Instagram | Formato Siete

 

A Buganza se le acabaron los recursos y los argumentos

A Buganza se le acabaron los recursos y los argumentos

[HORA LIBRE | Álvaro Belin Andrade] Tras la renuncia de Gerardo Buganza Salmerón a su intento por convertirse en candidato independiente a la gubernatura del estado (considerado como uno de los prospectos más viables para cumplir los casi insalvables requisitos del nuevo código electoral de Veracruz), las versiones sobre las razones reales de su dimisión se han multiplicado, ninguna de ellas a favor de la débil argumentación ofrecida por el cordobés en su carta a los medios. Veamos algunas:

Considerado como una carta de la Fidelidad para restarle votos al precandidato de la alianza PAN-PRD, Miguel Ángel Yunes Linares, en los comicios de junio próximo, la hipótesis que más ha circulado es que el grupo de Fidel Herrera Beltrán le cerró las llaves al financiamiento que le estaba otorgando.

Su candidatura independiente se llegó a considerar como el Plan B de Fidel Herrera y/o de Javier Duarte para ser apoyado a como diera lugar, y con todo el aparato del Estado, en el caso en que ninguno de los del grupo (léase Alberto Silva Ramos, Érick Lagos Hernández o Adolfo Mota Hernández) alcanzara la nominación priista.

En dicho escenario, que Buganza Salmerón ganara la elección habría significado una forma de derrotar a los Yunes (Héctor y Miguel Ángel) y, de paso, proteger las espaldas del grupo en el poder durante dos años, en lo que se salva el periodo para que prescriban los delitos que pudiesen sentárseles por corrupción.

En una hipótesis menos imaginativa, la idea del grupo en el poder habría sido igualmente debilitar al candidato panista Miguel Ángel Yunes Linares (aún apoyado en alianza con el PRD), mediante la atracción de los votos de los panistas que no concilian con el poderío del expriista dentro de su partido hacia Buganza y, con ello, bajar su cosecha de sufragios sobre todo en el considerado corredor azul, conformado por las ciudades de Córdoba, Orizaba y Fortín de las Flores.

Si se observa, al menos entre dirigentes y analistas políticos que amalgamaron esas lucubraciones por ningún lado se le obsequia credibilidad sobre la honestidad e independencia de quien, para colmo, en los últimos días fue señalado por observaciones en el manejo de recursos a su paso por la Secretaría de Infraestructura y Obras Públicas (SIOP), que debe atender si no quiere ser llamado a cuentas por la Auditoria Superior de la Federación (ASF).

¿Por qué abandona la contienda antes de comenzar?

Para los diputados locales Ana Ledezma, Joaquín Guzmán Avilés y Francisco Garrido, el cordobés no calculó bien su fuerza; señalan que el extitular de las secretarías de Gobierno y de Infraestructura y Obras Públicas siempre ha vivido del sistema y atribuyen peso a la versión de que las observaciones hechas por la ASF por su manejo de recursos de la SIOP en 2014 (cuando se realizaron las obras para los Juegos Centroamericanos y del Caribe), pudieron ser consideradas como un elemento político negativo que sus contrincantes (en particular, los del PAN) aprovecharían para hacerle morder el polvo durante la campaña.

Los menos duros con Buganza atribuyen su desmarque a la constatación de que su propuesta política no levanta en el imaginario colectivo y que era preferible echar atrás a tiempo una aventura que le costaría muchos recursos salidos de su propia fortuna, sobre todo si, como dice la mayoría, el ahora Cónsul de México en Barcelona no le vio colmillos de tiburón y prefirió invertir sus abundantes recursos económicos en opciones más viables para evitar que Miguel Ángel Yunes gane la contienda del 5 de junio próximo.

Buganza dejará abandonados a los casi 200 mil veracruzanos que le habían otorgado sus firmas de respaldo; también, a los 30 ciudadanos que le acompañarían como candidatos independientes al Congreso local y, sobre todo, dejará en el limbo sus supuestas buenas intenciones de lograr un cambio en Veracruz, derrotando a las mafias del poder.

En su carta no hay muchos pormenores, solo que le pusieron muchos obstáculos, incluso desde el Órgano Público Local Electoral, que jamás precisa, por lo que deja presa de múltiples dudas el carácter genuino de su frustrada aventura política. Vea el tono y vaguedad con que se refiere a la actual situación política:

“Ya no podemos solapar la seducción de la hipocresía, ya no podemos dejarnos atrapar por la fascinación de la mentira y de las apariencias; en el odio nunca habrá soluciones a nuestros problemas y necesidades, menos en las ofertas fáciles”.

Pues ha de ser interesante porque no le entiendo.

Brizuela y Bueno Torio siguen adelante

Mientras eso sucede en el cuartel del tiburón morado, en el de los otros dos aspirantes a la candidatura ciudadana, Elías Miguel Moreno Brizuela y Juan Bueno Torio, le siguen dando duro para lograr sus propósitos.

Morena Brizuela incluso invitó a Buganza a unirse a su propuesta, una actitud que el experredista ha repetido desde hace varios meses, cuando le regresaron sus aspiraciones por hacer política en su entidad natal y señaló su propuesta de hacer un frente amplio con dirigentes de todos los partidos que estuviesen dispuestos a dar la batalla por extirpar la Fidelidad de todos los niveles de gobierno.

Vea, si no, cómo se refiere el exsecretario de Protección Civil del entonces Gobierno del Distrito Federal (bajo las órdenes de Marcelo Ebrard), a Gerardo Buganza y su dimisión, en una conferencia de prensa ofrecida este jueves 4 de febrero en Xalapa:

“La renuncia de Gerardo Buganza la voy a definir como un acto de contrición, es un acto de arrepentimiento ante Dios. Él es muy católico y creo que él sabía que estaba mintiendo porque no era candidato verdaderamente independiente. Espero el mismo acto de contrición de Juan bueno Torio, que le haga honor a su apellido porque hoy quedamos dos candidatos y uno de ellos es verdaderamente dependiente de Javier Duarte”.

Y agrega:

“Si no es una orden de allá enfrente, si es un verdadero acto de contrición, claro que lo invito. Buganza, que es mi amigo, tiene las puertas abiertas para que se sume a este proyecto, eso hablaría muy bien de él y si no, pues ya ustedes juzgarán”-

Juan Bueno Torio, por su parte, dijo que seguirá buscando coronar su proyecto de ser candidato independiente a suceder a Javier Duarte, y le arrimó el ascua a su sardina a Buganza, señalándole falta de fuerza y de paciencia para juntar las firmas necesarias.

“Lo dije desde un principio para quienes estaban escépticos de mi propuesta, pensaban que andaba yo de palero de alguien pero no es así, ando por todo el estado, a seguir buscando firmas y yo voy hasta el final, muchos me conocen y no soy de ocurrencias, soy de compromisos, retos y resultados y en eso voy”.

Lo realmente cierto es que con las condiciones impuestas por las normas electorales locales, muy difícilmente se pueden multiplicar los candidatos independientes para cualquier elección en adelante.

Comentarios: belin.alvaro@gmail.com | Twitter | Facebook | Google+ | Linkedin | Instagram | Formato Siete

 

 

Será un crudo invierno en Veracruz

Será un crudo invierno en Veracruz

Mientras la opinión pública se debate en medio de las versiones sobre la próxima sucesión del gobierno veracruzano, entre vaivenes que van desde quién tendrá la mano santa para definir al candidato priista hasta los nubarrones que se ciernen sobre la anunciada alianza PAN-PRD para acudir a la cita electoral de 2016, la tregua financiera parece haberse agotado y las premuras de fin de año han desquiciado la confianza de que las cosas podrán ser encauzadas por el gobierno estatal de la manera menos perjudicial.

En la Secretaría de Finanzas y Planeación, Antonio Gómez Pelegrín está fracasando en los intentos por reestructurar el enorme cúmulo de compromisos tanto con proveedores, empresarios y terceros institucionales, a los que se debe (según confesión de parte) cerca de 3 mil 500 millones de pesos (más del doble de lo adeudado por estas fechas en 2014), como a dependencias, organismos públicos como la Universidad Veracruzana y municipios, todo lo cual amenaza con incendiar el diciembre veracruzano.

A las versiones difundidas entre los burócratas en el sentido de que ya han sido alertados de que su aguinaldo lo recibirán hasta enero, se une la preocupación manifestada por la Universidad Veracruzana por estar a punto de perder más de 400 millones de pesos provenientes del gobierno federal que no le fueron entregados por la Sefiplan (amén de más de 2 mil millones de pesos del subsidio estatal que no le llegan, por más desayunos y comidas de la rectora Sara Ladrón de Guevara con el gobernador Javier Duarte de Ochoa).

Por añadidura, según nota fechada en Córdoba por la Agencia AVC, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública notificó a la Auditoría Superior de la Federación (ASF) del incumplimiento de la Sefiplan de entregar más de 94 millones de pesos correspondientes a la segunda ministración del Subsidio para la Seguridad en los Municipios (Subsemun), rubro considerado de “prioridad nacional”.

Para colmo, este mismo jueves llegaron a Xalapa, con dificultades en el camino, contingentes de los municipios de San Rafael, Papantla, Tihuatlán, Texcatepec e Ixcatepec, todos ellos gobernados por alcaldes perredistas, a cuyas comunas –según sus voceros– la Sefiplan les ha retenido 100 millones de pesos.

Si todo ello fuera poco, pensionados y jubilados han seguido manifestándose, a pesar de su avanzada edad y en muchos casos afectados por enfermedades geriátricas, por el incumplimiento en tiempo y forma en el pago de sus pensiones. Según Guadalupe Sánchez Reyes, secretario general de la Delegación DVI-2 de la Sección 56 del SNTE, el Instituto de Pensiones del Estado (IPE) aún debe las prestaciones a 500 profesores jubilados con un monto que rebasa los 74 millones de pesos, correspondiente a noviembre.

¿Qué está pasando en Veracruz? Según la justificación de la más reciente solicitud de reestructuración de la deuda pública, propuesta por el Ejecutivo del estado y aprobada en el Congreso local, la medida se orientaba a resolver los graves problemas de liquidez que impedían al gobierno veracruzano dar cumplimiento a sus compromisos financieros. El miércoles mismo, el gobernador Javier Duarte de Ochoa anunciaba a través de su cuenta en Twitter la aprobación de la reestructuración de tres créditos contratados con Banobras. Sin embargo, siguen los ahorcamientos financieros a diestra y siniestra, sin que haya forma de menguar su rudeza.

El propio Javier Duarte declaró que, antes de finalizar el año, el Banco Nacional de Obras y Servicios (Banobras) depositará a las finanzas de Veracruz un monto promedio de 15 mil millones de pesos como parte de la reestructuración de la deuda pública, autorizada previamente por el congreso local.

Libera Sefiplan cerca de mil millones

A la difusión de la notificación enviada por la Dirección General de Vinculación y Seguimiento del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública a Juan Manuel Portal Martínez, auditor superior de la Federación, el 19 de noviembre, por la retención del Subsemun, con base en la queja formulada por los alcaldes de Boca del Río, Veracruz y Minatitlán (aunque otros municipios lo hicieron por escrito directamente ante la Sefiplan), la dependencia estatal respondió el mediodía de este jueves con la noticia de que había “dispersado” cerca de mil millones de pesos a los municipios, entre los que se incluían los correspondientes al Subsidio para la Seguridad en los Municipios (Subsemun).

Juan Antonio Nemi Dib, secretario ejecutivo del Consejo Estatal de Seguridad Pública, se deslindó de la retención de fondos, al responder el oficio SESNSP/DGVS/20533/2015 señalando que, desde el 26 de octubre, le solicitó a Antonio Gómez Pelegrín, titular de Sefiplan, dar cumplimiento a la obligación asumida por el Gobierno estatal de liberar, en un plazo no mayor a cinco días, los recursos del Subsemun correspondientes a la segunda ministración de 2015, sin obtener respuesta alguna. Dichos recursos para 16 municipios participantes de este fondo federal (transferidos los días 7, 10, 15 y 19 de octubre) suman 94 millones 047 mil 103.50 pesos.

Según la nota de AVC, entre los municipios con mayor cantidad de recursos retenidos destacan Veracruz Puerto (14 millones 745 mil 958.50), Coatzacoalcos (6 millones 248 mil 636.50), Poza Rica (6 millones 12 mil 54 pesos) y Boca del Río (5 millones 900 mil 990 pesos), en tanto que Córdoba espera 5 millones 341 mil 186 pesos, y los 11 municipios restantes –entre ellos Fortín– promedian 5 millones de pesos cada uno.

En el comunicado emitido este jueves, la Sefiplan señala que había “dispersado” a los ayuntamientos 982 millones 854 mil pesos, correspondientes a diversos fondos federales, entre los que señala el Fondo de Contingencias Económicas (Continver), el Fondo Federal de Hidrocarburos, el Fideicomiso para la Infraestructura Deportiva (Findepo), el Fondo de Cultura (Foncultura), el Fondo de Pavimentación y Desarrollo Municipal (Fopadem), la Bursatilización Municipal de la Tenencia y el Subsemun.

Cabe aclarar que, pese a que el Sistema Nacional de Seguridad Pública habla de la retención de más de 94 millones de pesos, la Sefiplan ha informado que el monto ‘dispersado’ es de 57 millones 378 mil 389 pesos, lo que acusa una diferencia de cerca de 37 millones de pesos por distribuir.

Que estas sumas se estén transfiriendo a 28 días de que fenezca el ejercicio fiscal permite suponer que muchas de las acciones contempladas no podrán realizarse y, por tanto, buena parte de los montos federales enviados tendrán que ser devueltos por los municipios al gobierno federal.

Pero el Subsemun y los fondos federales son apenas una pequeña parte de los fondos adeudados. Basta señalar los recursos adeudados a la Universidad Veracruzana, aquellos que no han sido distribuidos a las dependencias estatales, cuyos titulares tienen ‘pacto de confidencialidad’ y por tanto no se atreven a hacerlo público, y lo que se dejó de transferir al Poder Judicial, con el consecuente retraso en la puesta en marcha del nuevo sistema penal adversarial´.

En los siguientes días, Veracruz (y en particular su capital, Xalapa) vivirá los daños colaterales de las movilizaciones sociales y políticas porque el año concluye y no hay siquiera para atender los compromisos de orden laboral; ya no digamos de obras públicas que solo se han anunciado pero que no han avanzado más allá de su simbólica primera piedra. Este jueves, al menos cuatro manifestaciones sembraron el caos en Xalapa.

Comentarios: belin.alvaro@gmail.com | Facebook | Twitter | Google+ | LinkedInFormato Siete