El fantasma de la corrupción asedia a Miguel Ángel Yunes

El fantasma de la corrupción asedia a Miguel Ángel Yunes

[HORA LIBRE] Mal empieza la semana a quien en lunes le cortan la cabeza. El audio que se filtró a la televisora norteamericana de habla hispana, Univisión, en que se escucha una conversación telefónica entre el candidato a gobernador de la alianza PAN-PRD, Miguel Ángel Yunes Linares, y su hijo Omar (el financiero de la familia), para planear una supuesta adquisición de un inmueble en Nueva York, por valores que se acercan a los mil millones de pesos, ha puesto de cabeza la contienda.

De inmediato sonaron las alarmas en el cuarto de guerra de quien está acostumbrado a golpear. No solo debió analizar cómo responder al debate riñonudo organizado por Olmeca.TV desde Coatzacoalcos, donde salió raspado al encontrar a un Héctor Yunes Landa respondón, que le dio candela con temas que han perseguido al expriista desde hace varios años, como su supuesta participación en actos de abuso infantil, hasta su enriquecimiento a su paso por las dependencias federales en los gobiernos panistas.

Ya hemos escrito aquí que el mismo domingo en que iniciaron las campañas, luego de presentar una denuncia contra Javier Duarte por enriquecimiento y corrupción ante la Fiscalía General, estalló el escándalo mundial de los Panama Papers, en que el mismo Omar Yunes Márquez fue mencionado por la gestión de una empresa en Nueva Zelanda con propósitos de inversión millonaria, aparentemente para evadir la fiscalización en México.

Hasta el momento no ha habido una explicación contundente sobre este hecho, más allá de la negativa de ambos personajes (padre e hijo) a reconocer dicha participación, lo que ha generado más dudas entre el sector de quienes leen las noticias.

Lo que se ha pretendido revelar con el audio divulgado por Univisión, sin embargo, va más allá de simples documentos. En primera, la conversación ya ha sido reconocida por Miguel Ángel Yunes. Sí se realizó. Pero ha tratado de apagar el escándalo manejando una supuesta operación inmobiliaria de la empresa del benjamín de la familia, en que éste habría estado actuando solamente como intermediario, es decir, sin aportar dinero propio o de la familia.

Como en el escándalo de los Panama Papers, pocos se han tragado sus desmentidos. En la llamada telefónica, Omar habla incluso de ganancias menores derivadas de ‘rentitas’ por los espacios ocupados en el edificio que, a todas luces, buscaban adquirir y que, según los registros de propiedad aducidos por la reportera de Univisión que entrevistó al candidato panista, daban noticia de la adquisición en diciembre pasado.

Yunes Linares ha respondido, más bien, con acusaciones de que la filtración de esta llamada y su manejo en su contra forman parte de una guerra sucia implementada por el gobernador Javier Duarte de Ochoa y el PRI ante la evidencia de que el candidato priista Héctor Yunes Landa va abajo en todas las encuestas levantadas hasta el momento. Falta ver qué impacto tiene en la percepción de los ciudadanos las acusaciones contra él por haber acumulado una riqueza incalculable que le permite a su familia la adquisición de inmuebles en el estado, en la Ciudad de México y en el extranjero, habida cuenta de que en su declaración patrimonial aparece un departamento de lujo en Miami, con un costo superior a los 300 mil dólares (más de 5 millones de pesos).

¿Quién dijo que las campañas son operaciones quirúrgicas?

Pero la guerra sucia de la que se ofende Miguel Ángel Yunes Linares es un elemento que ha enraizado en las contiendas electorales en México hasta grados indecibles. Él mismo la ha emprendido, tratando de bajarle puntos a su primo priista, y que estén saliendo noticias y documentos en su contra puede, efectivamente, deberse a una guerra sucia de sus oponentes.

El problema es que para la percepción ciudadana no basta con decir que es eso, una guerra sucia, sino aclarar meticulosamente que dicha guerra está basada en hechos y afirmaciones distorsionadas a modo, que se levantan juicios sin sustento, que se falta a la verdad, mediante la presentación de pruebas que derriben los supuestos en que se basan las supuestas infamias.

Y es que Yunes Linares ha basado parte de su campaña en su lucha contra la corrupción y la impunidad, prevalecientes (¿quién podría reprochárselo?) en los gobiernos sucesivos de Fidel Herrera Beltrán y Javier Duarte de Ochoa, que han dejado a Veracruz vencido y exhausto, con una megadeuda y sin esperanza de redención en el mediano plazo. Difícilmente, Yunes Linares puede combatir algo en lo que varios indicadores señalan que ha incurrido.

Y sí, el PRI ha visto en estas supuestas revelaciones una oportunidad extraordinaria para golpearlo y bajarle puntos en las preferencias electorales. No se puede uno imaginar a los priistas yendo en procesión a la casa de Miguel Ángel para darle condolencias y a prometerle que no usarán versiones hechas públicas a nivel internacional con tan mala intención.

El mismo candidato del PAN-PRD a la diputación por Xalapa, Uriel Flores Aguayo, ha reconocido que este ataque a Yunes Linares ha sido de alto nivel, de los más fuertes en plataforma y cobertura, no en contenido, y ha señalado en su cuenta de Facebook que ello “evidencia participación de varias instancias de poder o, al menos, la autorización del gobierno federal. No es fácil que lo afecte sensiblemente en simpatías pero algo de confusión logrará”.

Y añade: “Por la experiencia con AMLO, sujeto de una brutal y sistempatica guerra sucia en el 2005, me parece que hay que contestar proporcionalmente al ataque, a tiempo y con eficacia; algo así ya se ve en el candidato y su equipo, se les nota idea y eficacia”.

Que se cancele su registro como candidato, pide el PRI

El dirigente estatal del PRI, Amadeo Flores Espinosa, sin embargo, no ha esperado las reacciones del candidato opositor. Este martes convocó a una conferencia de prensa, en que ha dicho que Miguel Ángel Yunes debe esclarecer el origen de su fortuna y la de su familia, y ha pedido a las autoridades competentes intervenir ante la probable presencia de hechos delictivos.

“Los veracruzanos –ha dicho– quieren saber la verdad. Los escándalos financieros de la familia Yunes Linares han rebasado el ámbito electoral y se han convertido en un tema que los agravia. No se trata de votos, sino de hacer justicia y de que se cumpla con la legalidad”.

Dijo que el PRI pide la intervención de la Secretaría de Hacienda para que investigue si el candidato opositor ha cumplido de manera correcta con sus obligaciones fiscales y si corresponden a lo que hoy asciende su fortuna; también, de la Auditoria Superior de la Federación (ASF) y la Secretaría de la Función Pública (SFP), para que desahoguen todas las observaciones y procesos administrativos en curso y determinen su responsabilidad como funcionario cuando fue director del ISSSTE, fecha a partir de la cual se observa un crecimiento exponencial de su fortuna y la de su familia.

Pide también que la Procuraduría General de la República, a través de su Unidad Especial de Investigación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita y de Falsificación o Alteración de la Moneda, concluya y determine la investigación actualmente en curso; además, exige que el Instituto Nacional Electoral (INE) investigue los gastos de campaña y cancele el registro del candidato de la alianza PAN-PRD, de comprobarse la utilización de recursos ilícitos.

Por supuesto, ninguna instancia se aventará ese paquete, sobre todo si se basa exclusivamente en la grabación de una llamada telefónica obtenida fue de investigación judicial, pero el daño mediático está hecho. Ya veremos qué repercusiones tiene en las próximas encuestas y el mero día de los comicios.

Comentarios: belin.alvaro@gmail.com | Twitter | Facebook | Google+ | Linkedin | Instagram | Formato Siete

 

Anuncios

Y en Veracruz, ¿dónde quedó la lana?

Y en Veracruz, ¿dónde quedó la lana?

[HORA LIBRE | Álvaro Belin Andrade] El misterio más grande de la historia está sin resolver en Veracruz: ¿a dónde han ido a parar miles de millones de pesos del presupuesto estatal si la deuda crece desmesuradamente, se han recortado cantidades endemoniadamente altas en los presupuestos de todas las dependencias, cada quincena se retrasan los pagos de burócratas y pensionados, no hay una sola obra pública de consideración, los empresarios están en bancarrota porque no se les pagan los adeudos por obras, servicios y productos, y hace tiempo que se subastan las propiedades estatales?

No ha habido peor conclusión de una administración pública, y eso que la de Fidel Herrera Beltrán fue marcada por la más escandalosa de las exacciones monetarias al erario en la historia de Veracruz.

Que Fidel haya incrementado de 3 mil 500 millones de pesos a cerca de 40 mil millones la deuda del gobierno estatal, pese a ser el inicio de la debacle, en poco se compara con el estado desastroso en que se encuentran las finanzas públicas en este momento.

Las deudas menudean. Todos los días varias manifestaciones son protagonizadas frente a Palacio de Gobierno en demanda de diversos compromisos postergados, sin la mínima esperanza de que sean cumplidos; a la deuda de más de 2 mil millones de pesos con la Universidad Veracruzana –que la próxima semana será la causa de manifestaciones de estudiantes y académicos–, se añade una deuda de similar calado con los profesores de la Sección 56 del SNTE.

No hay frente que no se haya complicado por la falta de voluntad para cubrir las obligaciones públicas, incluso aquellas que constituyen el gasto corriente, como sueldos, salarios y prestaciones.

Incluso el Organismo Público Local Electoral (OPLE), responsable de organizar los próximos comicios, se encuentra en situación delicada por falta de recursos incluso para pagar rentas y ya se habla de la posibilidad de que la próxima elección sea atraída por el mismo Instituto Nacional Electoral, lo que da cuenta de la debacle financiera y política.

Los medios de comunicación más agraciados con el dinero público se han sumado a la protesta, como ha sucedido con el Diario de Xalapa, que en esta semana ha usado su primera plana para publicar notas sumamente críticas a la gestión del gobernador Javier Duarte de Ochoa, mientras se señalan actos de desvío de recursos por parte de altos funcionarios de la Secretaría de Finanzas y Planeación , presuntamente encargados de derivar todos los recursos que ingresan a las arcas estatales para reservarlos a fines inconfesos.

Según versiones sotto voce, todas las dependencias están sufriendo el retraso en la ministración de los recursos presupuestados. La mayoría de los secretarios han pecado de disciplinados y cómplices de una sangría permanente, hasta que han debido salir con alguna voz de protesta ante la Sefiplan porque el personal se ha plantado en paros de brazos caídos por la falta de pago de sus emolumentos, como ha sido el caso de la Secretaría de Salud, o porque en el caso del Poder Judicial, han debido retrasarse indefinidamente programas e infraestructura para cumplir con el compromiso de implantar el nuevo sistema penal adversarial, que reclama salas especiales para juicios orales.

Y, pese a que han seguido fluyendo abundantes recursos federales y se mantiene una de las recaudaciones más crecientes en el ámbito estatal, además de autorizarse cotidianas autorizaciones de endeudamiento, ello no ha bastado ni para disminuir la deuda bancaria, ni para hacer obra pública ni para cumplir con la ley de  presupuesto de egresos.

La situación precaria del gobernador Duarte

Para colmo, pesan sobre el gobierno del estado las observaciones hechas por la Auditoria Superior de la Federación de la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión observaciones por la falta de justificación  en el gasto de 13 mil 456 millones de pesos del 2011 al 2013, una cifra que ha rebasado los 14 mil millones de pesos en 2014, derivado de lo cual la Federación ha denunciado penalmente por simulación de reintegros por 4 mil 770 millones de pesos.

¿Dónde están los miles de millones de pesos que no se han ejercido y, por ende, han desaparecidos en la chistera de un grupo de funcionarios públicos encargados de aprovechar lo que debiera destinarse al desarrollo de Veracruz?

¿Por qué se insiste en la Ciudad de México que se ha cuidado no incrementar los recursos federales a Veracruz porque todo dinero que se envía desaparece misteriosamente?

La situación crítica será pagada por el PRI y su candidato Héctor Yunes Landa, quien este jueves en Huatusco debió salir al paso de los comentarios en que se engloba a los veracruzanos como parte de la corrupción.

“Me da vergüenza escuchar en los medios que a Veracruz lo señalen por corrupto. Veracruz no es corrupto. Hay un grupo que sí son rateros y que deben ser castigados”, señaló Yunes Landa.

Según el comunicado priista, el precandidato Yunes Landa comentó que este jueves, la primera noticia que vio y escuchó por la televisión al despertar a temprana hora fue que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) hizo observaciones muy importantes a tres estados del país, y lamentablemente, entre estas entidades está Veracruz, lo que significa, dijo, que Veracruz está siendo señalado porque hay funcionarios corruptos.

“Yo quiero decirles que esos funcionarios corruptos deben de ir a la cárcel. La gente está harta que algunos sigan usando el dinero del Gobierno para hacerse millonarios de la noche a la mañana”.

En el ámbito nacional, muchos analistas políticos ven complejo el panorama político y financiero de Veracruz y empiezan a augurar posibles salidas, una de ellas, muy insistente, es la salida por la puerta trasera del gobernador Javier Duarte quien, por otra parte, ha insistido en que se irá pero hasta noviembre, cuando culmina su administración.

La situación se complicará aún más en los siguientes meses, porque a no ser que se reintegren los miles de millones de pesos que han desaparecido no hay manera de que se cumpla la promesa hecha por Duarte a un grupo de periodistas de que 2016 “será el mejor año para Veracruz”.

Comentarios: belin.alvaro@gmail.com | Twitter | Facebook | Google+ | Linkedin | Instagram | Formato Siete

 

En Veracruz, violencia y fe juegan a las elecciones

En Veracruz, violencia y fe juegan a las elecciones

[HORA LIBRE | Álvaro Belin Andrade] En Veracruz, dos poderes fácticos andan muy activos tratando de impactar en el proceso electoral próximo y tenga por seguro que habrán de influir en sus resultados: la violencia desatada por todos los rumbos de la entidad, que se acrecienta particularmente en zonas con alta simpatía por la oposición, y la creciente actividad de las iglesias que se han puesto en mangas de camisa para mover a sus feligreses.

Desde los comicios federales del año pasado, que estuvieron precedidos de diversos actos de violencia, directamente contra militantes opositores (como en Veracruz y Boca del Río, donde horas antes abrir las casillas fueron lanzados varios artefactos incendiarios contra casas de panistas), o mediante el recrudecimiento de los actos delictivos de alto impacto (homicidio, secuestro, lesiones) en amplias zonas rurales, la violencia ha tenido una enorme influencia para normar o inhibir la participación ciudadana en los procesos electorales.

Hace casi un año, en la madrugada del viernes 5 de junio (dos días antes de los comicios), ocho jóvenes –universitarios y activistas– fueron golpeados salvajemente por un grupo de encapuchados en una casa localizada en la esquina de Herón Pérez y Ruiz Cortines, en Xalapa, a escasa distancia de la Unidad de Humanidades y del PRI estatal.

Esta agresión, que fue preparada en la opinión pública mediante la incrustación de grupos violentos en las marchas y mítines estudiantiles previos con el fin de generar rechazo ciudadano, no ha sido aclarada por la Fiscalía General del Estado, que no ha dado una sola pista que permita suponer la resolución de un caso en el que, desde que ocurrió, se sospechó de la participación de la Secretaría de Seguridad Pública.

Estos hechos, con ser los más sonados mediáticamente (su difusión tuvo alcance nacional e internacional), no fueron por desgracia los únicos. En diversos rumbos del estado se sucedieron delitos de diverso calibre, unos obligando a la población a refugiarse en sus domicilios y a evitar su asistencia a eventos públicos, otros desapareciendo o asesinando a dirigentes partidistas e, incluso, encarcelando o sometiendo a juicio a exfuncionarios municipales con influencia creciente.

Se apuesta por el voto duro

¿Qué logra en la ciudadanía la violencia generalizada? De entrada, dado que el origen de dicha violencia supone la confrontación entre los partidos políticos y sus seguidores, genera desánimo para acudir a las urnas, cuando no un justificado temor de ser víctima directa o indirecta de la violencia por el solo hecho de manifestar su simpatía política en actos públicos.

Que a votar solo asistan quienes alimentan el denominado voto duro, facilita los triunfos de los candidatos postulados por el partido que tiene una mayor cantidad de votos cautivos. En Veracruz, ese partido es el PRI. En varios sitios, principalmente en zonas urbanas sumamente pobladas, pese a la violencia la población sale a sufragar, y es justamente en esos lugares donde obtiene triunfos la oposición: el PAN en la conurbación Veracruz-Boca del Río, y Morena en Coatzacoalcos y Xalapa.

¿Qué ha estado ocurriendo en las últimas semanas? Como hemos comentado en este espacio, pareciera que el Gobierno del Estado, a través de sus organismos policiacos, se ha abierto del escenario para que los grupos criminales operen con toda libertad.

Que ese parecer lo hagamos público no significa que todo lo que ocurre en la realidad sea como consecuencia de ello: puede ocurrir que la eventual participación de los grupos criminales en el escenario político haya rebasado la capacidad de las fuerzas policiacas estatales, más preparadas para inhibir mediante su carísimo avituallamiento que por sus reales capacidades para prevenir y castigar el crimen.

Los comentarios hechos por el gobernador Javier Duarte de Ochoa este fin de semana en Twitter sobre los hechos de violencia que han afectado a medios y periodistas no hacen sino apuntar a que hay un renacimiento del crimen organizado contra el que las fuerzas federales y estatales no tienen suficiente capacidad de fuego para domeñarlo.

Y, bueno, todo este clima tiene su impacto político contra el gobernador Duarte pero también en el ámbito electoral, ya veremos si a favor o en contra del PRI.

¿La fe mueve montañas?

Dos hechos han marcado al país y Veracruz desde el viernes pasado: la visita del Papa Francisco a México, que ha servido como un fuerte distractor sobre los temas más abstrusos de la agenda nacional, en particular la corrupción y la violencia creciente y, en paralelo, en el caso de Veracruz, además de la atención sobre dicha visita, la masiva concentración en Xalapa de miles de feligreses de la Iglesia de la Luz del Mundo.

Desde diciembre pasado, el gobernador Javier Duarte de Ochoa ha tratado de ganar para su causa a la alta jerarquía católica de Veracruz con la que, pese a siempre estar cercano, la falta de dineros la había mantenido con cierto recelo.

Tras su reunión en diciembre, en Casa Veracruz, Duarte y sus abogados fraguaron una iniciativa de reforma constitucional –que fue aprobada sin discusión por la recua de diputados de que dispone en el más vergonzoso Congreso local– que busca criminalizar a las mujeres por el simple hecho de disponer de su cuerpo: la denominada ley anti-aborto.

Este hecho legislativo, que respondió a la iniciativa de grupos recalcitrantes de derecha de la Iglesia católica, permitió que el discurso de varios arzobispos, obispos y curas contra la violencia demencial que empieza a carcomer el tejido social del estado amainara y casi desapareciera.

A este hecho, fortalecido por la atención de los feligreses veracruzanos por la visita del papa Francisco, se ha sumado una dilatada presencia religiosa en la Plaza Lerdo de Xalapa, donde miles de hombres y mujeres seguidores de la Iglesia La Luz del Mundo, con el pretexto de un acto litúrgico que debiera practicarse en el interior de los inmuebles usufructuados por esta corriente cristiana, el bautismo, ha permitido mostrar el músculo no solo religioso, sino también político, de una secta que ha logrado posiciones en gobiernos locales, como Silem García Peña, hijo del líder de esa Iglesia en Veracruz, quien funge como Regidor del Ayuntamiento de Xalapa.

Silem García Peña es vocero de esa Iglesia y fue el gestor de permisos y apoyos estatales y municipales para celebrar la denominada Ceremonia Internacional de Bautismos que, durante tres días, contribuyó al caos de la ciudad en materia de vialidad y que permitió el apropiamiento de un espacio que debe ser de todos los xalapeños.

La cuestión es que también las iglesias estarán operando en el mundo terrenal y buscarán colarse a los beneficios que obtienen agrupaciones políticas que tienen ese propósito permitido y reconocido legalmente. ¿Por qué partido abogarán? Se lo dejo a su criterio.

Comentarios: belin.alvaro@gmail.com | Twitter | Facebook | Google+ | Linkedin | Instagram | Formato Siete

Ante corrupción imperante, candidatos le entran a la transparencia

Ante corrupción imperante, candidatos le entran a la transparencia

[HORA LIBRE | Álvaro Belin Andrade] Los dos precandidatos más fuertes a la gubernatura de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares y Héctor Yunes Landa, anunciaron este miércoles su incorporación a la campaña Tres de Tres, lanzada por la organización Transparencia Mexicana, en un contexto de enorme sensibilidad por actos de corrupción e impunidad que han llevado a Veracruz a rosar la debacle económica y financiera como nunca en su historia.

La iniciativa Tres de Tres, explica el organismo no gubernamental, “busca que una práctica que hoy es inexistente, se convierta en una práctica regular en los procesos electorales del país y se generalice como buena práctica entre 2015 y 2018. Nuestro objetivo es que durante los próximos tres años se desarrollen elementos para una nueva cultura política, una cultura basada en una mayor apertura frente al ciudadano de quienes aspiran a ocupar un puesto de representación popular”.

Para Transparencia Mexicana, con esa propuesta se busca “que para 2018, año en que no sólo se renovará la presidencia de la República, sino todo el Congreso y buena parte de los poderes locales, un número significativo de candidatos ponga en manos del elector y de la opinión pública información sobre su patrimonio, su compromiso fiscal y las áreas de potencial conflicto de intereses”.

Se busca con ello que el electorado encuentre respuestas a las siguientes preguntas: ¿Quién es el candidato? ¿Cuál es su patrimonio al momento de contender por una posición? ¿Ha sido responsable de contribuir fiscalmente a la bolsa de recursos públicos que administrará? ¿Qué potenciales conflictos de intereses puede enfrentar?

Corrupción, tema sensible del electorado

El primero en anunciar su adhesión a la iniciativa Tres de Tres fue Miguel Ángel Yunes Linares, precandidato del PAN a la gubernatura de Veracruz.

En un comunicado de prensa distribuido a mediodía del miércoles, señaló que había firmado la iniciativa ciudadana y había entregado el documento en las oficinas de la organización que la promueve (Transparencia Mexicana), con lo que, señala, muestra su claro compromiso de combate a la corrupción, de honestidad y de transparencia en el manejo de los recursos, y de sanción a quienes quebraron las finanzas de Veracruz por apropiarse ilícitamente de los recursos públicos.

Por la tarde, en Coatepec, al reunirse con militantes de su partido como parte del Proceso Interno de Postulación de Candidato a Gobernador de Veracruz, Héctor Yunes Landa hizo pública la entrega de su declaración patrimonial porque, sostuvo, los veracruzanos no quieren más suciedad y solo el que está limpio puede acabar realmente con ella. Y añadió un mensaje que bien puede recibir su primo: “No tengo yates, mansiones, ni propiedades fuera de Veracruz, mucho menos en el extranjero. Por eso hice público mi 3 de 3: mis declaraciones patrimonial, fiscal y de intereses.”

Que los candidatos con más posibilidades de ganar los comicios el próximo 5 de junio hayan hecho un compromiso con la transparencia no solo representa un ejercicio político de extremada valía en términos del comportamiento que habrán de asumir en caso de construir gobiernos que permitan salvar a la entidad de la debacle y de un retraso casi insalvable en su desarrollo.

También demuestra que la corrupción es uno de los temas de mayor peso en el imaginario colectivo, de similar calado que el de la inseguridad y la falta de oportunidades, en momentos en que concluye un gobierno que ha sido señalado de incurrir en corrupción y desvío de fondos públicos a grado tal que no hay siquiera para salvar los gastos ordinarios más elementales, como el pago de la nómina y las pensiones.

¿Qué tanta transparencia ofrece cada uno?

“No tengo propiedades en el extranjero, ni yates ni mansiones, tengo las manos limpias y las uñas cortas”, dijo el priista; “me comprometo a publicar mi declaración patrimonial, la fiscal y la de conflicto de intereses, para dar una muestra clara de compromiso con la honestidad y la transparencia”, dijo el del PAN.

¿Habrá que olvidar cómo fue la actuación de cada uno de ellos en el pasado y decir borrón y cuenta nueva? Puede que debamos partir de los bienes que señalen y observar si se acrecientan de manera lógica, con base en sus ingresos lícitos, o si por el contrario, al final de su gestión se ha acrecentado de manera inexplicable; puede que debamos necesitar una información más amplia para saber con exactitud el volumen de sus fortunas.

No tenemos en nuestra mesa de redacción las declaraciones patrimoniales de los dos candidatos (sólo la de Héctor Yunes Landa), de manera que difícilmente podremos en esta oportunidad comentarla, pero sí hay algo que es posible contrastar: el alcance de las propuestas de cada uno de ellos para combatirla en el futuro, siempre en la hipótesis de que ganen la contienda y asuman el poder.

Ambos coinciden en que los veracruzanos aborrecen la corrupción.

“Los veracruzanos estamos hartos de la corrupción y sabemos que en esta práctica se encuentra el origen de muchos de los problemas que vivimos, porque los recursos públicos en lugar de destinarse a obras y acciones de beneficio social van al bolsillo de malos funcionarios, como ha sucedido en el Gobierno de Javier Duarte”, señaló Yunes Linares.

“Los veracruzanos están hartos de la corrupción, y yo también”, dijo Yunes Landa, y declaró que esta medida la tomó porque no tiene nada que esconder, “porque estoy limpio y porque creo firmemente que la transparencia es el único camino que permitirá recuperar la credibilidad en los políticos y en la política”.

Miguel Ángel Yunes propone crear una Fiscalía especializada para combatir la corrupción y perseguir a los malos funcionarios que en los últimos doce años quebraron a Veracruz, e investigar “a quienes desde el Congreso Local solaparon las acciones de estos delincuentes y de quienes se beneficiaron ilícitamente con los recursos de los veracruzanos”.

Héctor, por su parte, se comprometió a que, de ser electo candidato a Gobernador, registrará ante el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) y Transparencia Mexicana sus declaraciones patrimonial, fiscal y de intereses: el Tres por Tres.

Hay una diferencia importante: Miguel Ángel Yunes se propone poner a escrutinio sus tres declaraciones (patrimonial, fiscal y de intereses), mientras que Héctor presentó ya estas tres declaraciones públicamente y, además, las de su esposa Verónica de la Medina y de sus hijas Liliana y Andrea, porque no sólo importa lo que los aspirantes a un puesto de elección popular tienen como personas sino también los de sus familiares más cercanos.

¿Se sumará Miguel Ángel a esta moción y pedirá a sus tres hijos y a su esposa que declaren sus fortunas y propiedades, muestren el cumplimiento de sus obligaciones fiscales y publiciten aquellos intereses que pudieran chocar con su gestión al frente del Gobierno de Veracruz? Nada caería tan bien del seguro candidato de la alianza PAN-PRD como que las fortunas de los miembros de su familia entren en el juego de la transparencia.

Héctor Yunes Landa, por otra parte, sabe que no es suficiente con que el candidato se presente con transparencia a la contienda, sino también sus colaboradores, para los que es posible que les pida un comportamiento similar.

Este jueves, por cierto, presentó el Código de Ética que él ha redactado con el fin de que quienes le acompañen en la aventura por el Gobierno de Veracruz, lo apliquen si quieren seguir con él.

Veamos los nueve puntos que pide cumplir a los integrantes de su equipo de precampaña: “Regir nuestra actuación en todo momento a la legalidad, la transparencia y la verdad; ser cercanos y atentos con la población, independientemente de su militancia; ser sensibles a las propuestas, opiniones, y críticas de los veracruzanos; ser un vehículo que abone a la concordia y a la tranquilidad de los veracruzanos; actuar con absoluta responsabilidad y decencia; ser leales a Veracruz, a su historia, cultura, tradiciones e intereses; ser honorables, transparentes y rendir cuentas a los priistas veracruzanos de los recursos que han puesto a nuestra disposición para realizar esta precampaña; ser una campaña propositiva, seria y convincente para los veracruzanos, y ser abiertos, incluyentes y respetar la diversidad en el sentido más amplio”.

Sobre estos puntos, Héctor Yunes Landa deberá ser muy cuidadoso con todos aquellos remanentes del duartismo y la fidelidad que se empeñan en enquistarse en su equipo de precampaña y durante la contienda y que añoran ser llamados al próximo gobierno, en caso de obtener el triunfo en junio próximo. Lo más seguro es que todos ellos reprobarían los nueve puntos propuestos por el priista.

Comentarios: belin.alvaro@gmail.com | Twitter | Facebook | Google+ | Linkedin | Instagram | Formato Siete

 

¿Acabará Duarte con la Universidad Veracruzana?

¿Acabará Duarte con la Universidad Veracruzana?

[HORA LIBRE | Álvaro Belin Andrade] No parece que le vaya a dar tiempo de acabar con la Universidad Veracruzana pero, en los meses que le restan como Gobernador del Estado, Javier Duarte causará mucho daño a la principal institución de educación superior en la entidad, un daño que puede ser irreversible en términos no solo de infraestructura sino también de decremento cuantitativo y cualitativo de su oferta académica, y de poco avance de sus programas de investigación y vinculación con los sectores social, público y privado.

El lacerante estigma de haber sido con mucho el peor enemigo de la educación universitaria en la entidad no podrá borrarlo siquiera su supuesto impulso a la educación tecnológica, por más que trate de vanagloriarse de los logros del Instituto Tecnológico Superior de Poza Rica (ITSPR), al que acudirá este lunes 8 con el presidente Enrique Peña Nieto y el titular de la SEP, Aurelio Nuño, a reconocer la exitosa participación de sus estudiantes en certámenes internacionales de robótica.

A través del secretario de Gobierno, Flavino Ríos Alvarado, y de Finanzas y Planeación, el incombustible Antonio Gómez Pelegrín, su gobierno no solo ha mostrado un espíritu pendenciero para con la principal Casa de Estudios de la entidad; también ha puesto en duda su palabra como mandatario.

En efecto, el 14 de noviembre pasado, en ocasión de reunirse con la rectora Sara Ladrón de Guevara, Duarte dijo que “la UV no tiene ningún adeudo con el Instituto de Pensiones del Estado, ya que la gestión estatal, como responsable solidaria, ha liquidado la parte de recursos económicos que le correspondía a la Casa de Estudios aportar para garantizar el pago de las pensiones de los trabajadores jubilados universitarios”.

La semana pasada, sin embargo, funcionarios de su gobierno reclamaron no solo ese monto, que aparentemente había sido saldado, sino que añadieron otros supuestos adeudos, al estilo de las antiguas casas de raya.

La torpeza de Flavino, el villano favorito

Con la carta enviada el viernes 5 a la rectora Sara Ladrón de Guevara, el secretario Flavino Ríos Alvarado no solo muestra deslealtad a la institución en que se formó y de cuyo cuerpo académico forma parte como Académico de Carrera Titular C en el Instituto de Investigaciones Jurídicas (con licencia sin goce de sueldo). También acusa lamentables fallas en la materia de la que estudió doctorado en la UNAM.

En ella no solo reclama una cantidad estratosférica por concepto del supuesto adeudo de la UV al IPE, que estaría siendo cobrada a lo chino por la administración estatal, sino que agrega un supuesto crédito fiscal por concepto del impuesto sobre la nómina. Al respecto, el Abogado General de la UV, Alberto Islas Reyes, en una carta de respuesta enviada ese mismo día, le da una repasada jurídica que debiera ser respondida con una disculpa.

Por un lado, rechaza cualquier adeudo de la UV con base en el artículo 98 de la Ley del IPE que establece como obligación del Gobierno del Estado cubrir los déficits que se presenten en las finanzas del Instituto de Pensiones, salvo que se formalicen convenios específicos con las instituciones que operen como patrones; hasta el momento, la UV no ha firmado ningún convenio específico que la obligue a ser partícipe de esta obligación.

En la carta firmada por Flavino, quien no se dio a la tarea de corroborar jurídicamente los preceptos involucrados en cada uno de los señalamientos, se acusa  un adeudo de la UV por 400.6 millones de pesos, por falta de pago del impuesto a la nómina. El Abogado General de la UV lo remite al Decreto 596 que, en su artículo único, establece que la casa de estudios está eximida del pago de dicho impuesto.

La escaramuza mediática emprendida contra la UV no tiene futuro en términos de lo que abiertamente establece, es decir, el cobro a lo chino de un falso adeudo al IPE y, ahora, otro más por el impuesto a la nómina, en que se ha empeñado el nada ingenioso cuentachiles que despacha en la Sefiplan. Su propósito es alargar hasta el punto en que se esté cerca de romper la liga, antes que entregar los recursos que se trata de escamotear a la universidad.

Privatizar educación superior comienza en Veracruz

Que ni Enrique Peña Nieto ni su secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño, hayan reaccionado frente el ahorcamiento financiero a que el gobierno de Javier Duarte está sometiendo a la UV, es indicativo de que el proyecto para privatizar la educación superior estaría ocupando a Veracruz como su principal laboratorio.

No les ha importado que, en el dilema creado a propósito por el gobierno estatal, estén involucrados más de 400 millones de pesos enviados por la Federación, ni que saltándose un convenio que involucra a las tres instancias (gobierno estatal, gobierno federal y UV), la casa de estudios esté sufriendo la mayor agresión a su carácter autónomo por la vía de la retención de los recursos que han sido pactados.

Este lunes, tanto Peña Nieto como Nuño estarán en Poza Rica en un acto que se refiere al modelo de educación superior privilegiado en las últimas dos décadas, la educación tecnológica, orientada a formar a la mano de obra calificada para los sectores más dinámicos de la economía.

Es al menos paradójico que, mientras se pretende ahogar a la principal institución de educación superior universitaria de la entidad, el gobierno federal venga a ponderar un sistema educativo cuya andadura es reciente y en cuyas aulas se forma solo una parte de los profesionistas que requiere el desarrollo de la entidad, sin un espíritu crítico, además.

Ya veremos de qué manera reacciona una comunidad universitaria que pronto resentirá las limitaciones provocadas por la falta de entrega de más de 2 mil millones de pesos el año pasado, más el recorte anunciado para este año, así como el estrangulamiento que decrete el gobierno estatal con los recursos aprobados para el presupuesto de 2016.

En redes sociales han empezado a informarse y a organizarse. Un escenario de conflicto social que se arroje a las calles de las principales ciudades del estado en que la UV cuenta con instalaciones y oferta académica, hay que reconocerlo, se sumará a todos los reclamos que diversos sectores sociales tienen ya no con un nivel de gobierno sino con un gobierno en poder del PRI.

Ello afectará sin lugar a dudas a su candidato a Gobernador, Héctor Yunes Landa, y buscará ser aprovechado por el seguro candidato de la alianza PAN-PRD, Miguel Ángel Yunes Linares, quien ayer en Poza Rica no solo criticó estas medidas duartistas, sino que convocó a los demás candidatos a la minigubernatura a suscribir una lucha a favor de la Universidad Veracruzana, aunque con el añadido de liberar un torpedeo directo contra el gobierno priista.

Y el tema va a dar mucho de qué hablar por varios días.

Comentarios: belin.alvaro@gmail.com | Twitter | Facebook | Google+ | Linkedin | Instagram | Formato Siete

A Buganza se le acabaron los recursos y los argumentos

A Buganza se le acabaron los recursos y los argumentos

[HORA LIBRE | Álvaro Belin Andrade] Tras la renuncia de Gerardo Buganza Salmerón a su intento por convertirse en candidato independiente a la gubernatura del estado (considerado como uno de los prospectos más viables para cumplir los casi insalvables requisitos del nuevo código electoral de Veracruz), las versiones sobre las razones reales de su dimisión se han multiplicado, ninguna de ellas a favor de la débil argumentación ofrecida por el cordobés en su carta a los medios. Veamos algunas:

Considerado como una carta de la Fidelidad para restarle votos al precandidato de la alianza PAN-PRD, Miguel Ángel Yunes Linares, en los comicios de junio próximo, la hipótesis que más ha circulado es que el grupo de Fidel Herrera Beltrán le cerró las llaves al financiamiento que le estaba otorgando.

Su candidatura independiente se llegó a considerar como el Plan B de Fidel Herrera y/o de Javier Duarte para ser apoyado a como diera lugar, y con todo el aparato del Estado, en el caso en que ninguno de los del grupo (léase Alberto Silva Ramos, Érick Lagos Hernández o Adolfo Mota Hernández) alcanzara la nominación priista.

En dicho escenario, que Buganza Salmerón ganara la elección habría significado una forma de derrotar a los Yunes (Héctor y Miguel Ángel) y, de paso, proteger las espaldas del grupo en el poder durante dos años, en lo que se salva el periodo para que prescriban los delitos que pudiesen sentárseles por corrupción.

En una hipótesis menos imaginativa, la idea del grupo en el poder habría sido igualmente debilitar al candidato panista Miguel Ángel Yunes Linares (aún apoyado en alianza con el PRD), mediante la atracción de los votos de los panistas que no concilian con el poderío del expriista dentro de su partido hacia Buganza y, con ello, bajar su cosecha de sufragios sobre todo en el considerado corredor azul, conformado por las ciudades de Córdoba, Orizaba y Fortín de las Flores.

Si se observa, al menos entre dirigentes y analistas políticos que amalgamaron esas lucubraciones por ningún lado se le obsequia credibilidad sobre la honestidad e independencia de quien, para colmo, en los últimos días fue señalado por observaciones en el manejo de recursos a su paso por la Secretaría de Infraestructura y Obras Públicas (SIOP), que debe atender si no quiere ser llamado a cuentas por la Auditoria Superior de la Federación (ASF).

¿Por qué abandona la contienda antes de comenzar?

Para los diputados locales Ana Ledezma, Joaquín Guzmán Avilés y Francisco Garrido, el cordobés no calculó bien su fuerza; señalan que el extitular de las secretarías de Gobierno y de Infraestructura y Obras Públicas siempre ha vivido del sistema y atribuyen peso a la versión de que las observaciones hechas por la ASF por su manejo de recursos de la SIOP en 2014 (cuando se realizaron las obras para los Juegos Centroamericanos y del Caribe), pudieron ser consideradas como un elemento político negativo que sus contrincantes (en particular, los del PAN) aprovecharían para hacerle morder el polvo durante la campaña.

Los menos duros con Buganza atribuyen su desmarque a la constatación de que su propuesta política no levanta en el imaginario colectivo y que era preferible echar atrás a tiempo una aventura que le costaría muchos recursos salidos de su propia fortuna, sobre todo si, como dice la mayoría, el ahora Cónsul de México en Barcelona no le vio colmillos de tiburón y prefirió invertir sus abundantes recursos económicos en opciones más viables para evitar que Miguel Ángel Yunes gane la contienda del 5 de junio próximo.

Buganza dejará abandonados a los casi 200 mil veracruzanos que le habían otorgado sus firmas de respaldo; también, a los 30 ciudadanos que le acompañarían como candidatos independientes al Congreso local y, sobre todo, dejará en el limbo sus supuestas buenas intenciones de lograr un cambio en Veracruz, derrotando a las mafias del poder.

En su carta no hay muchos pormenores, solo que le pusieron muchos obstáculos, incluso desde el Órgano Público Local Electoral, que jamás precisa, por lo que deja presa de múltiples dudas el carácter genuino de su frustrada aventura política. Vea el tono y vaguedad con que se refiere a la actual situación política:

“Ya no podemos solapar la seducción de la hipocresía, ya no podemos dejarnos atrapar por la fascinación de la mentira y de las apariencias; en el odio nunca habrá soluciones a nuestros problemas y necesidades, menos en las ofertas fáciles”.

Pues ha de ser interesante porque no le entiendo.

Brizuela y Bueno Torio siguen adelante

Mientras eso sucede en el cuartel del tiburón morado, en el de los otros dos aspirantes a la candidatura ciudadana, Elías Miguel Moreno Brizuela y Juan Bueno Torio, le siguen dando duro para lograr sus propósitos.

Morena Brizuela incluso invitó a Buganza a unirse a su propuesta, una actitud que el experredista ha repetido desde hace varios meses, cuando le regresaron sus aspiraciones por hacer política en su entidad natal y señaló su propuesta de hacer un frente amplio con dirigentes de todos los partidos que estuviesen dispuestos a dar la batalla por extirpar la Fidelidad de todos los niveles de gobierno.

Vea, si no, cómo se refiere el exsecretario de Protección Civil del entonces Gobierno del Distrito Federal (bajo las órdenes de Marcelo Ebrard), a Gerardo Buganza y su dimisión, en una conferencia de prensa ofrecida este jueves 4 de febrero en Xalapa:

“La renuncia de Gerardo Buganza la voy a definir como un acto de contrición, es un acto de arrepentimiento ante Dios. Él es muy católico y creo que él sabía que estaba mintiendo porque no era candidato verdaderamente independiente. Espero el mismo acto de contrición de Juan bueno Torio, que le haga honor a su apellido porque hoy quedamos dos candidatos y uno de ellos es verdaderamente dependiente de Javier Duarte”.

Y agrega:

“Si no es una orden de allá enfrente, si es un verdadero acto de contrición, claro que lo invito. Buganza, que es mi amigo, tiene las puertas abiertas para que se sume a este proyecto, eso hablaría muy bien de él y si no, pues ya ustedes juzgarán”-

Juan Bueno Torio, por su parte, dijo que seguirá buscando coronar su proyecto de ser candidato independiente a suceder a Javier Duarte, y le arrimó el ascua a su sardina a Buganza, señalándole falta de fuerza y de paciencia para juntar las firmas necesarias.

“Lo dije desde un principio para quienes estaban escépticos de mi propuesta, pensaban que andaba yo de palero de alguien pero no es así, ando por todo el estado, a seguir buscando firmas y yo voy hasta el final, muchos me conocen y no soy de ocurrencias, soy de compromisos, retos y resultados y en eso voy”.

Lo realmente cierto es que con las condiciones impuestas por las normas electorales locales, muy difícilmente se pueden multiplicar los candidatos independientes para cualquier elección en adelante.

Comentarios: belin.alvaro@gmail.com | Twitter | Facebook | Google+ | Linkedin | Instagram | Formato Siete

 

 

Miguel Ángel y Amadeo, frente a frente

Miguel Ángel y Amadeo, frente a frente

[HORA LIBRE | Álvaro Belin Andrade] El domingo 31 de enero, Felipe Amadeo Flores Espinosa asumió por segunda ocasión, ahora por el método de prelación, la dirigencia estatal del PRI en Veracruz. Es sintomático (y será digno de observar) que dos políticos que se conocieron, trabajaron juntos y hoy se ubican en frentes distintos, estén de vuelta con tanta fuerza en un escenario político pintado por la confrontación y un cierto equilibrio de fuerzas: Felipe Amadeo y Miguel Ángel Yunes Linares.

Si hay alguien que conoce el carácter tempestuoso de Miguel Ángel Yunes Linares es Flores Espinosa. Trabajaron juntos durante el gobierno de Patricio Chirinos Calero. Durante su primer liderazgo estatal del PRI, Amadeo sufrió las inconsistencias y arrebatos políticos de quien era Secretario General de Gobierno y asumía prácticamente el control político del estado, ante el desinterés del gobernante que arribó a Veracruz impuesto por el entonces presidente Carlos Salinas de Gortari.

En la mitad de la década de los noventa, Yunes Linares se despachó con la cuchara grande imponiendo a los candidatos a presidentes municipales, hecho que a la postre significaría para el PRI –dirigido por Amadeo– la primera gran derrota tricolor: más de 50 alcaldías fueron perdidas a manos, en muchos casos, de candidatos naturales del PRI que emigraron a otros partidos, molestos por el desdén con que fueron tratados por el rijoso choleño, y demostraron en las urnas que ellos eran quienes le darían el triunfo.

Ya es historia que en la siguiente elección, cuando el propio Yunes Linares se fue a dirigir al PRI, la pérdida fue tumultuosa y vergonzosa: más de 100 alcaldías quedaron en manos de la oposición; prácticamente con ello selló su futuro inmediato (no obtuvo la candidatura para suceder a Chirinos), y fortaleció al que hoy es su partido, el PAN, que logró una importante franja del territorio veracruzano para su dominio: el famoso corredor azul que daba pie a tierra en Veracruz y Boca del Río y se prolongaba hasta Córdoba y Orizaba, donde sentaron su reales en las últimas dos décadas.

Hoy, Miguel Ángel se perfila por segunda ocasión como candidato panista al Gobierno de Veracruz, en una alianza con el PRD que fue registrada ante el OPLE en medio de una tumultuaria manifestación de fuerza, en presencia de los dirigentes nacionales de ambos partidos (Ricardo Anaya Cortés y Agustín Basave Benítez), mientras que Felipe Amadeo Flores Espinosa tomaba posesión en un pequeño salón de un hotel en las orillas de la ciudad, sin la anunciada presencia del dirigente nacional priista Manlio Fabio Beltrones.

Fortalecer el ánimo de unidad y la convicción de triunfo

Pero no se crea que Amadeo pierde en las apariencias. Como dijo la senadora Érika Ayala en el acto que tuvo como principales actores a dos Héctores (Yunes Landa y Herrera Bustamante, precandidatos del PRI a la gubernatura), además del senador José Yunes Zorrilla y la ausencia del gobernador Javier Darte de Ochoa, con Felipe Amadeo Flores Espinosa, “el PRI está listo para ganar”.

Dos palabras permearon el mensaje del nuevo dirigente priista: unidad y triunfo. Pero también: compromiso, cercanía con ciudadanos, manos y cara limpias, cumplimiento de promesas, “un PRI que use la verdad como bandera”.

Para quienes, en el escenario de la selección de candidatos a diputados locales, buscan colocar sus piezas en el próximo Congreso y asegurar un sitio en el próximo gabinete antes que contribuir al triunfo de su partido, Amadeo envió un mensaje cifrado:

“Creemos en la unidad que resulta de la convicción y no de la condición. Quien se suma a la unidad anteponiendo sus condiciones no está pensado en Veracruz, sino en su propio proyecto. Por ello, vamos a construir la unidad del partido en la diversidad y no en la conveniencia”.

También hubo sitio para la autocrítica, para anticipar cómo actuará el PRI en un escenario estatal que parece desmoronarse, y para confrontarse con el de enfrente:

“Hoy nos encontramos ante un momento histórico para el estado. Las condiciones sociales y económicas nos exigen recomponer el camino y garantizar mejores condiciones de vida a los veracruzanos.

“Nuestro partido reconoce la existencia de antiguos agravios, de justos reclamos y de nuevas demandas. Debemos saber escuchar a la sociedad y actuar con responsabilidad y transparencia. Debemos proponer soluciones posibles y no apostar al caos como lo hacen nuestros adversarios”.

Aunque Amadeo Flores asume el compromiso del seguro candidato priista Héctor Yunes Landa de evitar la confrontación, en especial (aunque no lo dijo) con Miguel Ángel Yunes Linares, anticipó que no se quedarán callados como partido:

“Con el trabajo de la militancia, estamos listos para ir a una contienda donde se privilegiarán las propuestas por encima las descalificaciones, pero actuaremos con la fuerza de la verdad cuando esta sea necesaria; no vamos a permitir que el egoísmo, la arrogancia y los intereses perversos sirvan a la confusión y el engaño”.

Y calificó a la alianza PAN-PRD que, en ese mismo momento, hacía gala de fuerza en el centro de la ciudad:

“Nosotros tenemos muchas posibilidades de éxito porque no estamos formados por tribus que se confrontan en el radicalismo de posiciones o caprichos polarizados. Tampoco tenemos confusiones ideológicas que se ocultan tras la ambición desmedida del poder”.

Tras el tibio discurso del representante de Manlio Fabio Beltrones, Arturo Zamora Jiménez, secretario de Acción Electoral del CEN del PRI, el acto concluyó y vinieron los parabienes.

La tarea de Amadeo ha comenzado, y continuará estos días con la reestructuración del CDE del PRI, que ya enfrenta su primer nombramiento con la salida obligada del rijoso Fidel Kuri Grajales, hoy exsecretario de Organización.

Comentarios: belin.alvaro@gmail.com | Twitter | Facebook | Google+ | Linkedin | Instagram | Formato Siete