Ley de disciplina financiera llegó tarde a Veracruz

Ley de disciplina financiera llegó tarde a Veracruz

[HORA LIBRE | Álvaro Belin] Con una deuda por habitante de 4 mil 650 pesos, cuarto lugar entre las entidades con más alta deuda pública y con uno de sus municipios en el número 19 de los más endeudados del país, al estado de Veracruz le ha llegado demasiado tarde la aprobación en el Congreso de la Unión de la normatividad secundaria de la Ley de Disciplina Financiera de las Entidades Federativas y los Municipios, tras siete meses de echarse la bolita entre las dos cámaras.

La iniciativa enviada por el presidente Enrique Peña Nieto para imponer candados a la contratación de deuda de estados y municipios encontró la semana pasada, por fin, la aprobación en las cámaras de senadores y diputados, con lo que –a decir del diputado panista Herminio Corral Estrada– se impedirá que se repitan casos como el del gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa.

Pero el daño ya está hecho. Un análisis del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), realizado con datos a marzo de 2015, señala que Veracruz se ubicaba en el cuarto lugar por el monto de su deuda pública.

Cuadro 1. Las entidades federativas con mayor deuda pública (Marzo de 2015)

Lugar Entidad Federativa Monto de

deuda (millones)

1 Ciudad de México 65,800
2 Nuevo León 56,000
3 Chihuahua 41,300
4 Veracruz 37,400
5 Coahuila 36,700
6 Estado de México 32,900

A 12 meses de ese análisis, las cosas se han puesto más amargas, con un gobierno estatal que le debe a todos (incluyendo a la Universidad Veracruzana) pero que a nadie paga, y con un endeudamiento mayor aprobado a finales del año pasado por la Legislatura local por 10 mil millones de pesos para “reestructurar” la deuda.

De hecho, al final de 2015, Veracruz había ascendido al tercer lugar y, junto con Ciudad de México, Nuevo León, Chihuahua y Estado de México, concentraban por sí solas una deuda global por 265 mil 263 millones de pesos, equivalente al 50.5 por ciento del total de pasivos en el país.

Gracias a la nueva legislación, los estados y municipios solo podrán contraer financiamientos u obligaciones cuando se destinen a inversiones públicas productivas y a refinanciamiento o reestructura, todo lo cual deberá reportarse al Registro Público Único, que tendrá un sistema de alertas para señalar cuando se pretendan saltar los candados o se rebasen los topes establecidos.

Senador José Francisco Yunes Zorrilla
Senador José Francisco Yunes Zorrilla

En el Senado, el presidente de la Comisión de Hacienda y Crédito Público, José Francisco Yunes Zorrilla, dijo que la legislación contempla esquemas para el manejo responsable de las finanzas públicas en las entidades, y añadió que con esta ley tanto estados como municipios tendrán que realizar una gestión con mayor eficiencia y absoluta honradez en el ejercicio del gasto público, pues deberán cumplir con los estrictos procesos de transparencia, rendición de cuentas y la evaluación de los resultados.

Este ordenamiento establece sanciones administrativas y penales contra servidores públicos que endeuden indebidamente a entidades o ayuntamientos, incurran en actos de corrupción o utilicen de manera incorrecta los recursos públicos, al canalizarlos a un destino que no sea la inversión pública.

De nueva cuenta, el tiempo que transcurrió entre que fue propuesta y su aprobación y, más aún, a que sea decretada por el Presidente de la República, impedirá que todo su contenido sea aplicado a las innumerables inconsistencias con que se ha manejado en Veracruz.

Un tema que se contempla en la nueva legislación y su obligada publicidad en la página de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, a que estarán obligados tanto gobiernos estatales como ayuntamientos, permitirá a los veracruzanos conocer cuál es el monto real de la deuda.

En efecto, gobernadores y alcaldes no solo estarán obligados a registrar el monto de sus obligaciones directas e indirectas, sino también los pasivos con proveedores, la deuda contingente y cualquiera que adquieran. Con ello, se cancelará el discurso que ha prevalecido en la entidad en que los funcionarios estatales solo hablan de la deuda contraída con instituciones de crédito, escondiendo bajo la alfombra la deuda pendiente con los proveedores.

Cada veracruzano debe cerca de 5 mil pesos

Aunque al gobierno estatal le favorece que el número de habitantes de Veracruz sea tan elevado, lo cierto es que a marzo del año pasado cada veracruzano debía en promedio 4 mil 650 pesos con 70 centavos. Si consideramos una familia promedio de cinco integrantes, ya podemos imaginar que cada una tiene pendientes de pagar más de 23 mil pesos, gracias a una administración desastrosa de los fondos obtenidos vía endeudamiento, que no le han servido para maldita la cosa.

En deuda per cápita, a marzo de 2015 Veracruz se colocaba en el octavo lugar, superado por Coahuila (12 mil 383 pesos), Quintana Roo (12 mil 292), Chihuahua (11 mil 127), Nuevo León (11 mil), Ciudad de México (7 mil 427), Sonora (5 mil 809) y Nayarit (4 mil 650).

Por desgracia, antes de regresar a la Cámara de Diputados la semana pasada, el Senado de la República incremento de 10 a 15 por ciento el techo de endeudamiento neto de estados y municipios sobre la base de sus ingresos de libre disposición, aunque solo en aquellos gobiernos que estén en condiciones de sanidad.

Generalmente, sin embargo, los años electorales han sido fatales en términos de endeudamiento, pues muchos gobiernos destinan muchos recursos al financiamiento general de los partidos políticos y, en particular, al del partido gobernante.

Para colmo, según análisis de la calificadora crediticia Moody’s, Veracruz se encuentra entre los 10 estados que resentirán un mayor impacto en el servicio de su deuda, al incrementarse en febrero las tasas de interés. Aunque el más afectado será Quintana Roo, que pagará un 7 por ciento más, lo cierto es que prevé para Veracruz un aumento en el costo promedio ponderado de 5.5 %, que se encuentra arriba de la media nacional (5.2 %).

A pesar de que en 2015 no creció la deuda pública al mismo ritmo que en años anteriores, en Quintana Roo, Coahuila, Chihuahua, Nuevo León, Sonora, Veracruz y Baja California, los pasivos siguen representando más del 100 por ciento de lo que reciben por participaciones federales. Además, en 2015, las entidades federativas que más incrementaron el porcentaje de su deuda fueron Hidalgo (38 %), Durango (28 %), Colima (20 %), Sonora (14 %) y Veracruz (10.9 %).

Junto con la entidad, el ayuntamiento de Coatzacoalcos figura entre los municipios más endeudados del país. Colocado a marzo de 2015 en el lugar 19, el ayuntamiento sureño sumaba una deuda de 554.1 millones de pesos.

Por ello reitero que la aprobación de las normas secundarias de la Ley de Disciplina Financiera de Estados y Municipios ha sido demasiado tardía para salvar a Veracruz del feroz apetito crediticio mostrado por los últimos dos gobiernos estatales.

Comentarios: belin.alvaro@gmail.com | Twitter | Facebook | Google+ | Linkedin | Instagram | Formato Siete

Anuncios

¿La alternancia política está cerca en Veracruz?

¿La alternancia política está cerca en Veracruz?

[HORA LIBRE | Álvaro Belin Andrade] Veracruz es uno de los nueve estados del país que siempre han sido gobernados por el PRI y es uno de los que más cerca se encuentran de vivir la alternancia política si, como todo mundo percibe, la alianza PAN-PRD (que este domingo se registra ante el órgano electoral local) logra condensar en su discurso la enorme inconformidad de la población ante los graves problemas de inseguridad, corrupción e impunidad que se han radicalizado en los últimos 10 años.

Cerca de 36 millones de mexicanos no han tenido la oportunidad de calibrar de qué manera podrían beneficiarle o afectarle gobiernos estatales en manos de otro partido político, porque desde 1929 han sido detentados por el Partido Revolucionario Institucional. Tales estados son  Campeche, Coahuila, Colima, Durango, Hidalgo, Estado de México, Quintana Roo, Tamaulipas y Veracruz.

Aunque en los comicios intermedios de 2015, cuando se renovó la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión, la alianza de la derecha con la izquierda fue dinamitada por los dirigentes de esta última, gracias a negociaciones que les permitieron recibir pingües cantidades del Gobierno del Estado, para la elección de Gobernador y Diputados Locales todo parece indicar que no hay posibilidades de echarla para atrás, pese a algunas maniobras legales en el seno del Tribunal Electoral, que estaría interponiendo algunos recursos por supuestas faltas a la verdad por parte del PAN.

Esta alianza PAN-PRD, construida en torno a la figura del diputado federal Miguel Ángel Yunes Linares, quien ya fue candidato a Gobernador en la pasada contienda, es la que mejores oportunidades tiene de derrotar a un PRI dividido y confrontado, cuyo candidato deberá luchar contra la opinión de que dará continuidad a las prácticas de corrupción, imposición e impunidad que los veracruzanos identifican con los dos últimos gobiernos, encabezados por Fidel Herrera Beltrán y Javier Duarte de Ochoa.

A la alianza, denominada inteligentemente “Unidos para rescatar Veracruz”, le puede ser relativamente fácil encaminar el enojo de los veracruzanos, afectados por la inseguridad, la carencia de obras, el recorte silencioso de los presupuestos de todas las dependencias estatales, la cancelación de programas sociales, la afectación de miles de burócratas que han visto recortados sus salarios o han sido despedidos, la dilación grosera en el pago a pensionados y jubilados,  el criminal bloqueo en el flujo de recursos a la Universidad Veracruzana y el recorte aprobado a su presupuesto por parte de un Congreso servil.

Son muchas las causas que pudieran esgrimir los votantes a la hora de decidir sus sufragios el próximo domingo 5 de junio a favor de esta alianza, que cuenta con las mayores posibilidades de lograr el triunfo y hacer a un lado al PRI. Mucho deberá trabajar Héctor Yunes Landa, el abanderado priista, para convencer a la mayoría de los votantes de que aun siendo del PRI puede mejorar las cosas en la administración pública.

Desgraciadamente, no es solo la actuación pública de los priistas en el poder la que pondrá las cosas muy difíciles al PRI y su candidato.

Los saldos negativos

Según datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), tanto en materia de pobreza como de delitos, los nueve estados gobernador ad perpetuam por el PRI son los que ofrecen los peores escenarios, particularmente de 2008 a la fecha.

Mientras que en 2008, el 50.7 por ciento de los veracruzanos se encontraban en pobreza,  cuando la media nacional era de 44.2 por ciento, dos años después (en 2010) se había alcanzado el 57.6 por ciento y, aunque en 2012, el índice bajó a 52.6, para 2014 este indicador marcaba que el 58 por ciento (casi dos tercios) de la población se encontraba en condiciones de pobreza y pobreza extrema, mientras el índice nacional se había colocado en 46.2 por ciento, casi 12 puntos debajo de lo que ocurría en Veracruz.

De hecho, nuestra entidad es la que más profundamente ha hecho caer a su población a la condición de pobreza, seguido de los estados de Hidalgo (54.3 por ciento, aunque con una baja de casi 2 por ciento respecto a 2008) y de México (49.6 por ciento, un índice que significa un crecimiento de la población en pobreza de casi 6 por ciento respecto a 2008). Veracruz, en el mismo periodo, observó un crecimiento en el número de podres de casi 8 por ciento.

En cuanto a la violencia, Veracruz vivió en el periodo de 2008 a 2015 un incremento del 270 por ciento en el número de homicidios, al pasar de 1 mil 316 a 4 mil 870. Ya hemos visto que durante los primeros cinco años de la actual administración se han denunciado 501 secuestros y que, si bien de 2014 (año en que se vivió la peor ola en la comisión del delito, con 144 casos) a 2015 (en que se denunciaron 97 casos) se registra una baja de más del 32 por ciento, lo cierto es que de todas maneras la última cifra significa un aumento de 50 por ciento respecto a 2011.

Todos estos datos, más los que se perciben cotidianamente, que han impedido avanzar en el desarrollo del estado, que han permitido la destrucción paulatina de todas las carreteras de la entidad y mantienen en una cota de entre 0 y 1 por ciento el crecimiento económico, pueden ser herramientas valiosas para incentivar el voto útil para la alianza PAN-PRD.

Sin embargo, la alianza deberá bregar en contra de partidos de izquierda, en particular Morena, que la considera una alianza contra natura, que buscará atraer el voto del ciudadano identificado con la izquierda para el que la opción que le ofrecerá el PRD no llena precisamente sus expectativas. Ya ha dicho Andrés Manuel López Obrador que el candidato a Gobernador de su partido será Cuitláhuac García Jiménez, quien en la elección federal pasada dio el timbrazo al ganar con mucho el distrito de Xalapa.

Comentarios: belin.alvaro@gmail.com | Twitter | Facebook | Google+ | Linkedin | Instagram | Formato Siete