La justicia en Veracruz, un traje a la medida

La justicia en Veracruz, un traje a la medida

Con un gobernador más preocupado en generar cortinas de humo mediante la detención de personajes como el exgobernador interino Flavino Ríos Alvarado, y un fiscal general que ofrece descuentos en la compra de pizzas a quien le haga “bulling” (sic), mientras recibe el repudio de familiares de desaparecidos porque al gobierno para el que trabaja lo que menos le importa es combatir la impunidad y restituir la justicia, ya podemos anticipar lo que el destino le depara a los veracruzanos en los siguientes dos años.

Cada vez es más difícil encontrar un orden en las acciones del gobierno veracruzano. Aún los más decididos seguidores del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares (los que conformaron el tercio de electores que lo llevaron al triunfo) tienen serias dificultades para mantener su confianza en que las cosas están encauzándose por la vía del cambio, y quienes se consideran ‘yunezombis’ utilizan la demagogia y el ataque a los contrarios para justificar lo poco que se ha logrado en los primeros 100 de 730 días de gobierno.

Mientras no conecte de hit, mientras no calme las agitadas aguas de la violencia, en tanto no se observe una obra pública terminada (incluso si es de las inconclusas de Duarte o Fidel), mientras el apoyo a la mejora del sector Salud no sea cuestionado por la falta de los mínimos requerimientos (como alimentar a los pacientes hospitalizados), o no se vea que hay un gobierno trabajando y no a un solitario gobernador haciendo todos los papeles (desde Fiscal hasta policía), muy difícilmente recuperará la confianza que paulatinamente ha ido perdiendo conforme han pasado los días.

El acto de detener a quien le entregara el mando, a falta del gobernador constitucional que ya andaba de pelada, suena a caja china, a una mascarada que permite distraer a la opinión pública de asuntos de mayor peso, en el que es posible que no sale bien librado. La causa que se le sigue al minatitleco es por haber ayudado a Javier Duarte de Ochoa a escapar en una aeronave propiedad del Gobierno del Estado.

Flavino tendría que responder por otros hechos, como el de haber ordenado que las fuerzas del orden arremetieran salvajemente contra los pensionados que protestaban porque no se les entregaban sus pensiones; por no haber atendido debidamente a los grupos sociales o, incluso, por no haber calmado a varias organizaciones sociales del propio sistema que afectaron durante su paso por la Secretaría de Gobierno y como gobernador interino a los xalapeños.

Mientras a este personaje que se mantuvo en la entidad porque en su historial no se le acusa de ladrón, aunque sea un cínico de la peor calaña y un nauseabundo defensor de Javier Duarte, se le ha metido a la cárcel, personajes impresentables como el excontralor Ricardo García Guzmán, que ocultó todas las pillerías de Duarte, puede sentirse seguro no solo de no pisar la cárcel sino incluso de ser alcalde de Pánuco por cuatro años, con el apoyo de Yunes Linares quien lo ha hecho candidato por el PAN.

De la nada, ha surgido esta acción que ha causado malestar entre dirigentes políticos, como Dante Delgado Rannauro, presidente de Movimiento Ciudadano, quien tras terminar su gestión como gobernador sustituto, fuera encarcelado por el gobierno de Patricio Chirinos, cuando Yunes Linares era secretario de Gobierno. Dante puso en su cuenta de Twitter: “Aberración jurídica la detención de Flavino Ríos. En lugar de gobernar Yunes prefiere circo y actos de pirotecnia. Cortado por la misma tijera”.

El dirigente nacional del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Andrés Manuel López Obrador, de gira por Veracruz, calificó como un acto de “propaganda” la detención de Flavino Ríos y cuestionó cómo por un lado se detiene al exdiputado local y por el otro el PAN da cobijo al excontralor Ricardo García Guzmán, quien ahora busca la candidatura de la alcaldía de Pánuco”.

En Coatzacoalcos, el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares aseguró que su gobierno está cumpliendo el compromiso de que no haya impunidad, y puso como ejemplos la detención del exgobernador interino Flavino Ríos Alvarado y del exsecretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez Zurita, además de que el exdirector del Seguro Popular, Leonel Bustos Solís, se encuentra sujeto a proceso. “En la decisión de proceder, está el compromiso de no admitir impunidad”, dijo Yunes Linares, mientras que ante la exigencia de dar con los desaparecidos y castigar a los culpables, su gobierno se achica y, de nueva cuenta, avienta la bolita para atrás, como si por el hecho de no haber sido en su año, no debe causarle daño..

Incluso descartó la destitución del fiscal Jorge Winckler Ortiz por las críticas de los colectivos de desaparecidos, que desaprueban su trabajo así como su falta de sensibilidad en torno a este tema. Incluso pidió a los desesperados familiares de desaparecidos no politizar estos temas.

Lo cierto es que la justicia se está recetando con dosis sospechosamente homeopáticas.

Comentarios: belin.alvaro@gmail.com | www.alvarobelin.com | Twitter:  AlvaroBelinA | Facebook | Google+ | Linkedin | Instagram | Formato Siete

Anuncios

¿Por qué tardó tanto el gobierno federal?

¿Por qué tardó tanto el gobierno federal?

Si el apoyo federal a Veracruz en materia de seguridad pública estaba condicionado a la salida de Javier Duarte de Ochoa, ¿por qué se tardaron tanto para obligarlo a que solicitara licencia al cargo? ¿Por qué a 45 días de que termine la gestión priista, con gobernador interino a bordo, el presidente Enrique Peña Nieto y el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, han decidido que es hora de intervenir en Veracruz?

Durante los más de cuatro años que lleva la actual administración federal, salvo cumplir con dejar a la Policía Naval en el puerto jarocho (que incursionó ahí por órdenes de Felipe Calderón), el régimen de Peña Nieto dejó a los veracruzanos en franca vulnerabilidad ante el crimen organizado y la delincuencia común por meros cálculos políticos, para no dejar mal al cómplice, al paladín del nuevo priismo, aun a costa de miles de víctimas inocentes.

Este lunes, por fin, acompañado del gobernador interino Flavino Ríos Alvarado, Osorio Chong se presentó en Coatzacoalcos para anunciar que en Veracruz, contra lo que pidieron los senadores Fernando y Héctor Yunes (que insistían en la presencia de la Gendarmería Nacional), será la Secretaría de Marina-Armada de México la que encabezará las acciones de combate a la delincuencia.

La pregunta que se hicieron en Coatzacoalcos y, luego, en todo Veracruz es ¿por qué para el titular de la Segob el recrudecimiento de la violencia y la inseguridad es cosa de coyuntura, un descuido motivado por la transición, cuando la hemos padecido por oleadas durante los seis años en que sufrimos la macabra broma de ser gobernados por un sociópata como Javier Duarte?

Acaso ha sido un eufemismo, o un recurso para escapar a una responsabilidad que no ha sabido afrontar el gobierno al que representa. La demanda de intervención federal tiene muchos meses; es posible que varios actores políticos la hayan hecho más ruidosa por el periodo electoral que tuvo su culmen el 5 de junio pasado, pero los datos obraban en poder del gobierno federal, y eran sumamente preocupantes.

¿No quisieron atender los llamados de legisladores, grupos sociales, organizaciones no gubernamentales y alcaldes, que imploraban la intervención de las fuerzas federales, para evitar que se identificara en el gobierno estatal priista una peligrosa incapacidad para atender este tema y, con ello, generar la derrota electoral del PRI que finalmente sobrevino?

¿Se dejaron convencer por un gobernador como el que pidió licencia la semana pasada, quien siempre decía que podía combatir solo a los delincuentes y que, incluso, fue cerrando la llave de la Sefiplan a los recursos acordados para mantener a la Marina en calles y caminos de Veracruz?

Por otra parte, aunque Miguel Ángel Osorio Chong señaló que la intensificación de la incidencia delictiva fue motivada por espacios para la delincuencia generados por el cambio de administración pública estatal, quienes hemos vivido en este estado podríamos parafrasearlo señalando que sí, que esos espacios se han dado por el cambio de administración, pero la que fue de Fidel Herrera a Javier Duarte de Ochoa.

No cumplieron los gobiernos locales

chong-flavino-2El hidalguense dijo muchas cosas entre líneas. Por ejemplo, que el gobierno estatal no había cumplido con su responsabilidad y tampoco lo habían hecho los ayuntamientos, esto último posiblemente para responderle al alcalde local Joaquín Caballero Rosiñol, quien ha estado muy intenso en la vocería de los municipios sureños en medios estatales y nacionales sobre el tema de la seguridad.

“Cada quien tiene que hacer su parte. Nosotros no hemos dejado de hacerlo, pero físicamente se requiere ver la acción que tienen que asumir los estados para que la coordinación surja y dé buenos resultados y tiene que haber condiciones políticas”, dijo Osorio Chong, y añadió:

“Esto no puede sostenerse, tienen que hacer su esfuerzo, tienen que cumplir con su obligación los municipios y tienen que cumplir con su obligación los Estados. Estamos trabajando con los estados, que sepan que seguiremos dándole el respaldo y el apoyo, pero tenemos que ver un esfuerzo en reformas y en conformación de policías”.

También envió un mensaje que involucra tanto al gobierno que fenece (encabezado ahora por Flavino) como al que viene (aunque muchos dicen que Yunes Linares no llegará por un supuesto acuerdo entre Osorio Chong y el escapado Javier Duarte), para que olviden los conflictos y se centren en lo importante:

“Hemos estado haciendo un llamado a la cordura, a entender que ya pasó el proceso electoral, a entender que si alguien tiene que ver con algún tema del ejercicio personal de la administración pública pues que lo enfrente ante la autoridad respectiva, pero que la ciudadanía no puede estar en este enfrentamiento de discurso, de posiciones que no ayudan a construir”.

Como quiera que, finalmente, se logró el aterrizaje de la acción federal, es de esperar que la acción concertada y abierta contra el crimen organizado surta pronto sus efectos en Veracruz y, en particular, en la zona sur. Y habrá que ver si esta colaboración se mantiene a partir del 1 de diciembre en que comienza el bienio que gobernará la alianza PAN-PRD, como Miguel Ángel Yunes Linares a la cabeza.

Comentarios: belin.alvaro@gmail.com | FacebookTwitter: @AlvaroBelinA | Google+ | Linkedin | Instagram | Formato Siete

¿Acabará Duarte con la Universidad Veracruzana?

¿Acabará Duarte con la Universidad Veracruzana?

[HORA LIBRE | Álvaro Belin Andrade] No parece que le vaya a dar tiempo de acabar con la Universidad Veracruzana pero, en los meses que le restan como Gobernador del Estado, Javier Duarte causará mucho daño a la principal institución de educación superior en la entidad, un daño que puede ser irreversible en términos no solo de infraestructura sino también de decremento cuantitativo y cualitativo de su oferta académica, y de poco avance de sus programas de investigación y vinculación con los sectores social, público y privado.

El lacerante estigma de haber sido con mucho el peor enemigo de la educación universitaria en la entidad no podrá borrarlo siquiera su supuesto impulso a la educación tecnológica, por más que trate de vanagloriarse de los logros del Instituto Tecnológico Superior de Poza Rica (ITSPR), al que acudirá este lunes 8 con el presidente Enrique Peña Nieto y el titular de la SEP, Aurelio Nuño, a reconocer la exitosa participación de sus estudiantes en certámenes internacionales de robótica.

A través del secretario de Gobierno, Flavino Ríos Alvarado, y de Finanzas y Planeación, el incombustible Antonio Gómez Pelegrín, su gobierno no solo ha mostrado un espíritu pendenciero para con la principal Casa de Estudios de la entidad; también ha puesto en duda su palabra como mandatario.

En efecto, el 14 de noviembre pasado, en ocasión de reunirse con la rectora Sara Ladrón de Guevara, Duarte dijo que “la UV no tiene ningún adeudo con el Instituto de Pensiones del Estado, ya que la gestión estatal, como responsable solidaria, ha liquidado la parte de recursos económicos que le correspondía a la Casa de Estudios aportar para garantizar el pago de las pensiones de los trabajadores jubilados universitarios”.

La semana pasada, sin embargo, funcionarios de su gobierno reclamaron no solo ese monto, que aparentemente había sido saldado, sino que añadieron otros supuestos adeudos, al estilo de las antiguas casas de raya.

La torpeza de Flavino, el villano favorito

Con la carta enviada el viernes 5 a la rectora Sara Ladrón de Guevara, el secretario Flavino Ríos Alvarado no solo muestra deslealtad a la institución en que se formó y de cuyo cuerpo académico forma parte como Académico de Carrera Titular C en el Instituto de Investigaciones Jurídicas (con licencia sin goce de sueldo). También acusa lamentables fallas en la materia de la que estudió doctorado en la UNAM.

En ella no solo reclama una cantidad estratosférica por concepto del supuesto adeudo de la UV al IPE, que estaría siendo cobrada a lo chino por la administración estatal, sino que agrega un supuesto crédito fiscal por concepto del impuesto sobre la nómina. Al respecto, el Abogado General de la UV, Alberto Islas Reyes, en una carta de respuesta enviada ese mismo día, le da una repasada jurídica que debiera ser respondida con una disculpa.

Por un lado, rechaza cualquier adeudo de la UV con base en el artículo 98 de la Ley del IPE que establece como obligación del Gobierno del Estado cubrir los déficits que se presenten en las finanzas del Instituto de Pensiones, salvo que se formalicen convenios específicos con las instituciones que operen como patrones; hasta el momento, la UV no ha firmado ningún convenio específico que la obligue a ser partícipe de esta obligación.

En la carta firmada por Flavino, quien no se dio a la tarea de corroborar jurídicamente los preceptos involucrados en cada uno de los señalamientos, se acusa  un adeudo de la UV por 400.6 millones de pesos, por falta de pago del impuesto a la nómina. El Abogado General de la UV lo remite al Decreto 596 que, en su artículo único, establece que la casa de estudios está eximida del pago de dicho impuesto.

La escaramuza mediática emprendida contra la UV no tiene futuro en términos de lo que abiertamente establece, es decir, el cobro a lo chino de un falso adeudo al IPE y, ahora, otro más por el impuesto a la nómina, en que se ha empeñado el nada ingenioso cuentachiles que despacha en la Sefiplan. Su propósito es alargar hasta el punto en que se esté cerca de romper la liga, antes que entregar los recursos que se trata de escamotear a la universidad.

Privatizar educación superior comienza en Veracruz

Que ni Enrique Peña Nieto ni su secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño, hayan reaccionado frente el ahorcamiento financiero a que el gobierno de Javier Duarte está sometiendo a la UV, es indicativo de que el proyecto para privatizar la educación superior estaría ocupando a Veracruz como su principal laboratorio.

No les ha importado que, en el dilema creado a propósito por el gobierno estatal, estén involucrados más de 400 millones de pesos enviados por la Federación, ni que saltándose un convenio que involucra a las tres instancias (gobierno estatal, gobierno federal y UV), la casa de estudios esté sufriendo la mayor agresión a su carácter autónomo por la vía de la retención de los recursos que han sido pactados.

Este lunes, tanto Peña Nieto como Nuño estarán en Poza Rica en un acto que se refiere al modelo de educación superior privilegiado en las últimas dos décadas, la educación tecnológica, orientada a formar a la mano de obra calificada para los sectores más dinámicos de la economía.

Es al menos paradójico que, mientras se pretende ahogar a la principal institución de educación superior universitaria de la entidad, el gobierno federal venga a ponderar un sistema educativo cuya andadura es reciente y en cuyas aulas se forma solo una parte de los profesionistas que requiere el desarrollo de la entidad, sin un espíritu crítico, además.

Ya veremos de qué manera reacciona una comunidad universitaria que pronto resentirá las limitaciones provocadas por la falta de entrega de más de 2 mil millones de pesos el año pasado, más el recorte anunciado para este año, así como el estrangulamiento que decrete el gobierno estatal con los recursos aprobados para el presupuesto de 2016.

En redes sociales han empezado a informarse y a organizarse. Un escenario de conflicto social que se arroje a las calles de las principales ciudades del estado en que la UV cuenta con instalaciones y oferta académica, hay que reconocerlo, se sumará a todos los reclamos que diversos sectores sociales tienen ya no con un nivel de gobierno sino con un gobierno en poder del PRI.

Ello afectará sin lugar a dudas a su candidato a Gobernador, Héctor Yunes Landa, y buscará ser aprovechado por el seguro candidato de la alianza PAN-PRD, Miguel Ángel Yunes Linares, quien ayer en Poza Rica no solo criticó estas medidas duartistas, sino que convocó a los demás candidatos a la minigubernatura a suscribir una lucha a favor de la Universidad Veracruzana, aunque con el añadido de liberar un torpedeo directo contra el gobierno priista.

Y el tema va a dar mucho de qué hablar por varios días.

Comentarios: belin.alvaro@gmail.com | Twitter | Facebook | Google+ | Linkedin | Instagram | Formato Siete