Ante corrupción imperante, candidatos le entran a la transparencia

Ante corrupción imperante, candidatos le entran a la transparencia

[HORA LIBRE | Álvaro Belin Andrade] Los dos precandidatos más fuertes a la gubernatura de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares y Héctor Yunes Landa, anunciaron este miércoles su incorporación a la campaña Tres de Tres, lanzada por la organización Transparencia Mexicana, en un contexto de enorme sensibilidad por actos de corrupción e impunidad que han llevado a Veracruz a rosar la debacle económica y financiera como nunca en su historia.

La iniciativa Tres de Tres, explica el organismo no gubernamental, “busca que una práctica que hoy es inexistente, se convierta en una práctica regular en los procesos electorales del país y se generalice como buena práctica entre 2015 y 2018. Nuestro objetivo es que durante los próximos tres años se desarrollen elementos para una nueva cultura política, una cultura basada en una mayor apertura frente al ciudadano de quienes aspiran a ocupar un puesto de representación popular”.

Para Transparencia Mexicana, con esa propuesta se busca “que para 2018, año en que no sólo se renovará la presidencia de la República, sino todo el Congreso y buena parte de los poderes locales, un número significativo de candidatos ponga en manos del elector y de la opinión pública información sobre su patrimonio, su compromiso fiscal y las áreas de potencial conflicto de intereses”.

Se busca con ello que el electorado encuentre respuestas a las siguientes preguntas: ¿Quién es el candidato? ¿Cuál es su patrimonio al momento de contender por una posición? ¿Ha sido responsable de contribuir fiscalmente a la bolsa de recursos públicos que administrará? ¿Qué potenciales conflictos de intereses puede enfrentar?

Corrupción, tema sensible del electorado

El primero en anunciar su adhesión a la iniciativa Tres de Tres fue Miguel Ángel Yunes Linares, precandidato del PAN a la gubernatura de Veracruz.

En un comunicado de prensa distribuido a mediodía del miércoles, señaló que había firmado la iniciativa ciudadana y había entregado el documento en las oficinas de la organización que la promueve (Transparencia Mexicana), con lo que, señala, muestra su claro compromiso de combate a la corrupción, de honestidad y de transparencia en el manejo de los recursos, y de sanción a quienes quebraron las finanzas de Veracruz por apropiarse ilícitamente de los recursos públicos.

Por la tarde, en Coatepec, al reunirse con militantes de su partido como parte del Proceso Interno de Postulación de Candidato a Gobernador de Veracruz, Héctor Yunes Landa hizo pública la entrega de su declaración patrimonial porque, sostuvo, los veracruzanos no quieren más suciedad y solo el que está limpio puede acabar realmente con ella. Y añadió un mensaje que bien puede recibir su primo: “No tengo yates, mansiones, ni propiedades fuera de Veracruz, mucho menos en el extranjero. Por eso hice público mi 3 de 3: mis declaraciones patrimonial, fiscal y de intereses.”

Que los candidatos con más posibilidades de ganar los comicios el próximo 5 de junio hayan hecho un compromiso con la transparencia no solo representa un ejercicio político de extremada valía en términos del comportamiento que habrán de asumir en caso de construir gobiernos que permitan salvar a la entidad de la debacle y de un retraso casi insalvable en su desarrollo.

También demuestra que la corrupción es uno de los temas de mayor peso en el imaginario colectivo, de similar calado que el de la inseguridad y la falta de oportunidades, en momentos en que concluye un gobierno que ha sido señalado de incurrir en corrupción y desvío de fondos públicos a grado tal que no hay siquiera para salvar los gastos ordinarios más elementales, como el pago de la nómina y las pensiones.

¿Qué tanta transparencia ofrece cada uno?

“No tengo propiedades en el extranjero, ni yates ni mansiones, tengo las manos limpias y las uñas cortas”, dijo el priista; “me comprometo a publicar mi declaración patrimonial, la fiscal y la de conflicto de intereses, para dar una muestra clara de compromiso con la honestidad y la transparencia”, dijo el del PAN.

¿Habrá que olvidar cómo fue la actuación de cada uno de ellos en el pasado y decir borrón y cuenta nueva? Puede que debamos partir de los bienes que señalen y observar si se acrecientan de manera lógica, con base en sus ingresos lícitos, o si por el contrario, al final de su gestión se ha acrecentado de manera inexplicable; puede que debamos necesitar una información más amplia para saber con exactitud el volumen de sus fortunas.

No tenemos en nuestra mesa de redacción las declaraciones patrimoniales de los dos candidatos (sólo la de Héctor Yunes Landa), de manera que difícilmente podremos en esta oportunidad comentarla, pero sí hay algo que es posible contrastar: el alcance de las propuestas de cada uno de ellos para combatirla en el futuro, siempre en la hipótesis de que ganen la contienda y asuman el poder.

Ambos coinciden en que los veracruzanos aborrecen la corrupción.

“Los veracruzanos estamos hartos de la corrupción y sabemos que en esta práctica se encuentra el origen de muchos de los problemas que vivimos, porque los recursos públicos en lugar de destinarse a obras y acciones de beneficio social van al bolsillo de malos funcionarios, como ha sucedido en el Gobierno de Javier Duarte”, señaló Yunes Linares.

“Los veracruzanos están hartos de la corrupción, y yo también”, dijo Yunes Landa, y declaró que esta medida la tomó porque no tiene nada que esconder, “porque estoy limpio y porque creo firmemente que la transparencia es el único camino que permitirá recuperar la credibilidad en los políticos y en la política”.

Miguel Ángel Yunes propone crear una Fiscalía especializada para combatir la corrupción y perseguir a los malos funcionarios que en los últimos doce años quebraron a Veracruz, e investigar “a quienes desde el Congreso Local solaparon las acciones de estos delincuentes y de quienes se beneficiaron ilícitamente con los recursos de los veracruzanos”.

Héctor, por su parte, se comprometió a que, de ser electo candidato a Gobernador, registrará ante el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) y Transparencia Mexicana sus declaraciones patrimonial, fiscal y de intereses: el Tres por Tres.

Hay una diferencia importante: Miguel Ángel Yunes se propone poner a escrutinio sus tres declaraciones (patrimonial, fiscal y de intereses), mientras que Héctor presentó ya estas tres declaraciones públicamente y, además, las de su esposa Verónica de la Medina y de sus hijas Liliana y Andrea, porque no sólo importa lo que los aspirantes a un puesto de elección popular tienen como personas sino también los de sus familiares más cercanos.

¿Se sumará Miguel Ángel a esta moción y pedirá a sus tres hijos y a su esposa que declaren sus fortunas y propiedades, muestren el cumplimiento de sus obligaciones fiscales y publiciten aquellos intereses que pudieran chocar con su gestión al frente del Gobierno de Veracruz? Nada caería tan bien del seguro candidato de la alianza PAN-PRD como que las fortunas de los miembros de su familia entren en el juego de la transparencia.

Héctor Yunes Landa, por otra parte, sabe que no es suficiente con que el candidato se presente con transparencia a la contienda, sino también sus colaboradores, para los que es posible que les pida un comportamiento similar.

Este jueves, por cierto, presentó el Código de Ética que él ha redactado con el fin de que quienes le acompañen en la aventura por el Gobierno de Veracruz, lo apliquen si quieren seguir con él.

Veamos los nueve puntos que pide cumplir a los integrantes de su equipo de precampaña: “Regir nuestra actuación en todo momento a la legalidad, la transparencia y la verdad; ser cercanos y atentos con la población, independientemente de su militancia; ser sensibles a las propuestas, opiniones, y críticas de los veracruzanos; ser un vehículo que abone a la concordia y a la tranquilidad de los veracruzanos; actuar con absoluta responsabilidad y decencia; ser leales a Veracruz, a su historia, cultura, tradiciones e intereses; ser honorables, transparentes y rendir cuentas a los priistas veracruzanos de los recursos que han puesto a nuestra disposición para realizar esta precampaña; ser una campaña propositiva, seria y convincente para los veracruzanos, y ser abiertos, incluyentes y respetar la diversidad en el sentido más amplio”.

Sobre estos puntos, Héctor Yunes Landa deberá ser muy cuidadoso con todos aquellos remanentes del duartismo y la fidelidad que se empeñan en enquistarse en su equipo de precampaña y durante la contienda y que añoran ser llamados al próximo gobierno, en caso de obtener el triunfo en junio próximo. Lo más seguro es que todos ellos reprobarían los nueve puntos propuestos por el priista.

Comentarios: belin.alvaro@gmail.com | Twitter | Facebook | Google+ | Linkedin | Instagram | Formato Siete

 

Anuncios

¿Cuánto nos cuestan nuestros diputados locales?

¿Cuánto nos cuestan nuestros diputados locales?

¿Sabía usted que cada uno de los 40 diputados que conforman la Legislatura veracruzana nos cuesta cada año 12 millones 320 mil pesos, es decir, más de un millón cada mes? Aunque son otros los estados en que el poder legislativo constituye una mayor carga fiscal, con costos extraordinarios tanto en su operación como en dietas para sus diputados, Veracruz no deja de ser oneroso en cuanto a lo que se destina para su funcionamiento, sin contar pagos extraordinarios en materia de viáticos, primas vacacionales, aguinaldos exorbitantes y ‘apoyos’ por aprobación de iniciativas oficiales.

En un estudio realizado por el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), cuyos resultados fueron publicados por el portal Sin Embargo, se observa que hay diputados locales en el país que ganan al año hasta 941 veces más que lo que gana un trabajador con salario mínimo, y son el Distrito Federal y el Estado de México, gobernados por el PRD y el PRI respectivamente, donde se concentran los gastos más altos: la Asamblea Legislativa del DF tiene el presupuesto más alto (1 mil 589 millones 349 mil 499 pesos), los legisladores con los sueldos más altos en el país son los del Estado de México (108 mil 983 pesos mensuales) y el estado con el costo más alto por legislador es el DF.

Según este estudio, en 2015 cada diputado de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal costó 6.4 veces que un congresista de Tamaulipas, cuyo monto anual fue de 3 millones 746 mil 500 pesos, mientras que el de uno capitalino significó 24 millones 81 mil 53 pesos.

Cuadro 1. Costo promedio anual por legislador y monto de presupuesto otorgado en 2015.

  Estado Costo por legislador Presupuesto otorgado
1 Distrito Federal 24,081,053 1,589,349,499
2 Baja California 21,421,024 535,525,607
3 Michoacán 20,589,744 803,000,000
4 Estado de México 17,620,179 1,321,513,448
5 Jalisco 17,210,073 671,192,833
6 Sonora 17,086,106 563,841,500
7 Oaxaca 14,404,762 605,000,000
8 Querétaro 14,100,422 352,510,560
9 Quintana Roo 13,630,715 340,767,863
10 Morelos     13,456,759 390,246,000
11 Veracruz    12,320,000 616,000,000

Si bien Veracruz se encuentra en el sitio 11 entre los más gastadores en su Congreso local, con un costo por legislador de 12 millones 320 mil pesos, lo cierto es que el presupuesto otorgado durante 2015 lo ubica en el quinto puesto entre los que más reciben de la Hacienda estatal, con más de 616 millones de pesos, solo superado por el Distrito Federal (1589 mdp), el Estado de México (1321 mdp), Michoacán (803 mdp) y Jalisco (671 mdp).

“La entidad gobernada por el priista Eruviel Ávila, supera todos los rubros tomados en cuenta por el IMCO, pues tiene el mayor número de diputados (75), con uno de los presupuesto más altos (mil 321 millones 513 mil 448 pesos) y los mejores sueldos por año”, señala el portal capitalino de noticias.

Frente a estos estados, aquellas entidades cuyas legislaturas tienen un menor costo son Tamaulipas, Hidalgo, Colima y Puebla, cuyo monto no rebasa los 4 millones de pesos por legislador en ninguno de los casos.

Cuadro 2. Sueldos mensuales de los diputados locales en el país.

No. Estado Sueldo mensual
1 Estado de México 108,938
2 Guanajuato 108,183
3 San Luis Potosí 95,257
4 Zacatecas 95,000
5 Sonora 94,987
6 Baja California 93,656
7 Chiapas 91,319
8 Baja California Sur 88,000
9 Nuevo León 83,154
10 Tamaulipas 75,310
11 Morelos 70,813
12 Durango 69,555
13 Nayarit 69,000
14 Distrito Federal 68,893
15 Michoacán 66,237
16 Aguascalientes 65,801
17 Chihuahua 61,341
18 Veracruz 58,123

En materia de sueldos o dietas, los legisladores de Veracruz se ubican en la posición 18, ya que reportaron percepciones mensuales de 58 mil 123 pesos, muy lejos de los legisladores del Estado de México (108 mil 938 pesos), Guanajuato (108 mil 183), y San Luis Potosí, Zacatecas, Sonora, Baja California y Chiapas, cuyos diputados reciben entre 90 mil y 100 mil pesos mensuales.

Aunque también lejos de los legisladores de Tlaxcala, Yucatán, Querétaro, Hidalgo y Tabasco, con los menores sueldos al mes, pues perciben 34 mil 238 pesos, 44 mil 880, 47 mil, 48 mil 48 y 50 mil pesos.

Justo en un momento importante, con la reforma política del Distrito Federal y la propuesta priista de reducir el número de diputados y senadores de representación proporcional, valdría la pena que Veracruz se propusiera reducir los gastos tan altos para una actividad, la legislativa, que cada día se vuelve menos honorable a los ojos de la población, que ha convertido al Congreso en un mecanismo de pago de cuotas políticas y que ha estado marcada por la antidemocracia y la imposición vergonzosa, como ha ocurrido en las últimas legislaturas.

Comentarios: belin.alvaro@gmail.com | Twitter | Facebook | Google+ | Formato Siete | LinkedIn